La violencia en el fútbol no da respiro en el ascenso