Los intereses de Fox condicionan el futuro del fútbol: el acuerdo reclama menos equipos