Maciel: “Racing no se va a conformar con este título”

Por Sebastián Torok De la Redacción de LA NACION
(0)
31 de diciembre de 2001  

“Esto es lo máximo. Se me cruzan montones de recuerdos por mi cabeza. Comencé desde muy abajo, en Yupanqui, y sinceramente nunca imaginé esta alegría.” Pasaron varios días de la consagración de Racing y aún no logra librarse de la exaltación albiceleste. El que se emociona es Francisco Maciel, el defensor de 24 años que llegó a la Academia con perfil bajo –él lo define como “sin nombre”– y se convirtió en el único futbolista que participó en toda la campaña del campeón sin ausentarse ni un instante, con un total de 1710 minutos.

La tarde se nubla y el cielo plomizo amenaza con algunas gotas de lluvia. Maciel camina por su barrio, Recoleta, y los transeúntes lo observan con respeto. Una marca –un taponazo– en la rodilla derecha expone la intensidad de lo que fue el camino de Racing por el Apertura, hasta culminar en la gloria. Pancho llega a Peña y Larrea y se apresta a descansar en un banquito de la plaza República del Paraguay.

“Aún no tomo conciencia de lo que significa el título. Voy cayendo de a poquito. Cuesta todavía pero te vas dando cuenta cuando te encontrás con la gente en la calle y se te arrodilla, te abraza, te da besos. Es un orgullo poder decir yo salí campeón con Racing después de tanto tiempo”, comenta Maciel.

Un hombre que pelotea con su pequeño hijo reconoce al ex jugador de Yupanqui, Español y Almagro y le apunta: “Mirá... ése fue uno de los que le dieron el alegrón a los de Racing”. Maciel sonríe con timidez y con ciertos signos de fatiga sigue charlando amenamente.

“¿Qué tuvo Racing para ser campeón? Un equipo de hombres, totalmente de hombres. Que nunca se cayó, nunca se entregó y que peleó el torneo desde la primera fecha. Siempre mantuvimos la diferencia a pesar de que muchos decían que nos íbamos a caer. Este equipo demostró que tiene muchos h....”, señala.

–¿Qué te generaron las críticas de River sobre un supuesto juego rústico de Racing?

–Nada... Es lógico porque venían desde atrás y querían ponernos nerviosos, que algo parara y no sucedió. River tiene un equipazo, con jugadores de selección pero nosotros conformamos un equipo. Ellos dependieron de alguna individualidad; mientras que nosotros dependimos de la solidaridad. Si hubiésemos tenido algún jugador que desequilibre, como Ortega o D’Alessandro, estoy seguro de que hubiésemos sido campeones mucho tiempo antes.

–¿En qué momento pensaste que el título no se les podía escapar?

–Hubo varios. Pero la verdad, cuando lo sentí realmente fue ante Chacarita (1-0) cuando sobre el final un tiro libre de Leo Ramos pegó en el palo y no entró me dije: “Listo! ¡Este es el año!” Que sobre la hora te peguen un tiro en el palo, la pelota corra por toda la línea y salga... es mucho.

–¿Cuál fue el momento más difícil del torneo?

–Después de caer con Boca (3-1). Veníamos muy embalados tras levantar el partido con Estudiantes (3-2) y perder con Boca nos tambaleó todo. No tuvimos miedo de que se nos escape el título porque estuvimos muy tranquilos, pero no queríamos que se nos complicara.

–¿Imaginás el futuro del equipo?

–¡No, ahora es otra cosa! Nos sacamos un peso grande de encima. Si bien no eran culpa nuestra los 35 años sin logros y no teníamos nada que ver con la historia del club, algo de presión existía. Pasa que era obvio que la gente constantemente quería ganar y si empatábamos un partido ya sentían que se nos complicaba todo y dudaban del equipo. Es lógico porque con 35 años de frustraciones el sufrimiento es mucho. Pero la gente fue impresionante con nosotros, nos acompañó, llenó todas las canchas, desde el primer partido nos venían a ver 50.000 personas.

–¿Cuánto mérito tiene el DT Reinaldo Merlo en el título?

–Mucho... Mostaza es un tipo muy sencillo, trabajador, un motivador constante. Nunca deja que uno se caiga anímicamente. Siempre estuvo muy seguro del objetivo que perseguía. Nunca se relajó y eso fue fundamental.

Maciel juega con una pelota que le alcanzan unos chicos alborotados. Sonríe constantemente, está feliz y se da lugar para seguir ilusionándose.

“Hay equipo como para pelear arriba en el próximo torneo. Vamos a seguir luchando. No nos vamos a relajar. La gente tiene ambiciones y ahora va a querer ganar todo. Como en la vida: “Cuanto más tenés, más querés”. Y los jugadores queremos lo mismo. Racing no se va a conformar con este título”, añadió con fe.

Merlo y su noche emocionante

Reinaldo Carlos Merlo, el técnico que condujo a Racing a un título luego de tres décadas y media sin vueltas olímpicas, anteanoche se emocionó como pocas veces cuando los hinchas de la Academia lo ovacionaron en el encuentro homenaje ante Guaraní.

Durante la última conferencia de prensa del año, Mostaza Merlo confesó: “Me emocionó mucho lo de la gente, me hizo sentir muy bien. Sentí algo que te supera. Fue muy emotivo. Realmente creo que fue el reconocimiento número 1 de toda mi carrera futbolística. No me temblaron las piernas, pero traté de expresarme para todos de la mejor manera”.

El DT sostuvo: “Ahora queremos descansar, el 11 (del mes próximo) arrancamos el trabajo con todo. Terminó un torneo y habrá que arrancar todo de nuevo”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.