Por Santa Fe: el fútbol tendió una mano

En Avellaneda, los jugadores colaboraron con los inundados; se recaudaron dinero, ropa y alimentos
(0)
18 de mayo de 2003  

No se distinguieron colores aislados, sino una fundición que dio como resultado ese "verde esperanza", la canción-himno de Diego Torres, que sonó a repetición por los altavoces del estadio de Independiente. Las estrellas del fútbol argentino se reunieron ayer en un cuadrangular benéfico en favor de los damnificados por las inundaciones en Santa Fe, en el que se juntaron 40.000 pesos, entre ingresos por recaudación, aportes de empresas y publicidad. Además, se recolectaron alimentos no perecederos y ropa.

Lo recaudado será depositado en las cuentas de los futbolistas Rubén Capria y Adrián González, de Unión, y de Pablo Morant y Ariel Pereyra, de Colón, que decidirán el destino de los fondos. El resto será donado a través de la Red Solidaria.

Los DT Américo Gallego, Reinaldo Merlo, Carlos Ischia y René Daulte, colaborador de Merlo, que reemplazó a Carlos Bianchi, que se excusó a último momento, distribuyeron a los más de 50 futbolistas de primera y del ascenso entre sus equipos. Eso sí: Gallego tuvo la prioridad y se aseguró a Ariel Ortega. Unas 5000 personas clamaron por los jugadores, reforzados por el actor Pablo Echarri y por Eber Ludueña -el personaje encarnado por el cómico Luis Rubio-, un ex futbolista fogoso y rudimentario. Cada uno aportó desde su lugar. Como los árbitros Angel Sánchez, Gabriel Brazenas, Oscar Olagüe y Ernesto Taibi; o como los integrantes del seleccionado argentino, que hicieron un alto en sus prácticas y que acompañaron a sus colegas en el comienzo, cuando el Himno Nacional emocionó hasta el corazón más pétreo.

Hubo dos cotejos de 20 minutos y los vencedores se midieron en la final. El equipo Naranja, dirigido por Merlo, con Cavenaghi, Coudet, Cubero y Campagnuolo, entre otros, se quedó con la Copa Fútbol por Santa Fe, tras vencer al Rojo, conducido por Daulte, con D´Alessandro, Acosta y Castagno Suárez, por citar algunas figuras. Para el recuerdo quedaron la alegría, los autógrafos, el show de Ludueña... El mal clima frustró una concurrencia mayor, aunque las nubes no pudieron con la unión y la solidaridad.

Merlo y Gallego miran el futuro

El partido benéfico reunió a dos entrenadores con futuro encontrado. Uno, Américo Gallego, que dejará la conducción de Independiente a partir del 30 del mes próximo. Otro, Reinaldo Merlo, que podría asumir en San Lorenzo, en reemplazo de Rubén Insua. Ninguno dio pasos apresurados. "Yo fui claro. Quiero seguir en Independiente. La gente me quiere mucho, pero la última palabra la tiene el presidente (Andrés Ducatenzeiler)", dijo Gallego. Merlo no dejó pistas: "¡Claro que me gustaría dirigir a San Lorenzo! Pero hay que esperar y conversar mucho".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.