Se renuncia a lo económico, porque el afecto juega su partido

Marcelo Roffé
Marcelo Roffé PARA LA NACION
(0)
12 de febrero de 2017  

No es lo mismo volver en el mejor momento que hacerlo para recuperar el rendimiento perdido o cuando uno está en la curva descendente de la carrera. Son maneras distintas de volver, aunque todas estén relacionadas con el cariño a un club. Recuerdo los regresos de Piojo López y Lisandro López a Racing, Verón a Estudiantes, Maxi Rodríguez a Newell's y Tevez a Boca. Todos se relacionan con el factor sentimental, pero esos casos puntuales les dieron un salto de calidad indudable a los equipos.

El afecto juega su partido. El jugador siente una deuda interna, siente que regresar es un modo de ayudar. En todo inicio, algo o alguien colaboró para trazar ese primer dibujo. Y en el caso del fútbol, es el primer club, generalmente. Se renuncia a lo económico, porque lo afectivo, en este tramo de sus vidas, es más importante.

Otros, en cambio, prefieren quedarse a vivir afuera, más allá de que los amigos y la familia siempre influyen. Los que no regresan tienen, más allá de lo profesional, dos factores en sus cabezas: la inseguridad y la locura del hincha. No todos piensan volver, por eso es muy valorable que lo hagan los que lo hacen. Es curioso: extrañan la pasión, y luego comprueban que en realidad es parte de una violencia muchas veces incontrolable. Esa adrenalina, ese fanatismo y ese dramatismo, no se vive en ningún otro lado. Los futbolistas añoran eso, que es parte de nuestra cultura. En otros lugares dan autógrafos luego de perder, y no pueden entenderlo. Acá se reencuentran con su esencia.

*Psicólogo deportivo; trabajó en los seleccionados argentino y colombiano; escribió "Formando al líder de un equipo"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.