La opinión. Se renuncia a lo económico, porque el afecto juega su partido