Un Real Madrid diezmado le ganó con autoridad a Levante