"Ya despejamos todas las dudas"

Guillermo Barros Schelotto dijo que el equipo xeneize se recuperó de los traspiés y que es un candidato firme a ganar el título nuevamente
Pablo Tomino
(0)
25 de febrero de 2004  

La primera victoria en el año de Boca en partidos oficiales -ante Central, por 2 a 1, el domingo último- le acercó buenos augurios al equipo xeneize. Los futbolistas ahora ponen menos reparos al hablar con los medios de prensa y la cordialidad se asomó como en las épocas de éxitos repetidos.

Ayer, en lo que significó la vuelta al trabajo de los titulares, Guillermo Barros Schelotto dijo que respiró aliviado con el triunfo y que su equipo tiene todo como para repetir los títulos conseguidos el año último.

"Con el partido que le ganamos a Rosario Central, ya despejamos todas las dudas que se generaron con nosotros en los partidos del verano. El equipo apareció en el momento justo y tenemos que seguir en esta racha positiva. Será fundamental", comentó el atacante, que se entrenó con normalidad -en Rosario había sido reemplazado porque tenía una molestia muscular- y actuaría ante Vélez, el domingo próximo.

"Se ganó un solo partido, pero hay que reconocer que ante Gimnasia -por la primera fecha- fuimos superiores y merecíamos mejor suerte que un empate. Se habló mucho de la jugada del penal que fallé, pero nadie dijo que Boca debía quedarse con los tres puntos".

Sobre la falta de gol de los delanteros, el Mellizo no dio señales de preocupación. "No quiere decir nada que los delanteros de Boca no hayan convertido todavía. No sirve de nada salir goleador si el equipo no gana el título. Acá los objetivos son todos grupales, no individuales. Lo único que puedo decir es que estamos en una mala racha, pero los goles van allegar naturalmente."

Guillermo se animó a vaticinar cuál será el futuro de Boca: "Nosotros somos los mismos que salimos campeones del mundo y podemos volver a conseguirlo. Hemos logrado muchas cosas y considero que el equipo irá levantando el nivel poco a poco".

Hoy por hoy, Barros Schelotto pelearía por un lugar con el brasileño Iarley, que ayer se sumó al trabajo en grupo tras superar una lumbalgia. Sin embargo, el delantero se mostró confiado en que seguirá como titular. "Acá a cualquiera le puede tocar entrar o salir; eso no significa nada. Hay un grupo grande y jugará el que esté mejor. ¿Cómo me siento? Muy bien... si salí ante Central fue por precaución, pero no tengo nada. Pronto van a llegar los goles...", dijo como una promesa, y se fue. Boca aún espera la recuperación del goleador.

  • Cambios en la Bombonera

    Dirigentes xeneizes se reunieron ayer con Javier Castrilli, titular del Prosef, por la disposición de reformar la Bombonera para que todos los espectadores estén sentados. Boca manifestó su negativa, ya que de esta manera reduciría su capacidad de 55.000 a 38.000 personas. Habrá más reuniones...
  • MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.