El impasible Brooks Koepka no busca ser popular, solo ganar el PGA Championship

Como siempre, Koepka tranquilo, aquí esperando para pegar el putt en el hoyo 1; será par
Como siempre, Koepka tranquilo, aquí esperando para pegar el putt en el hoyo 1; será par Fuente: AP
Gustavo S. González
(0)
18 de mayo de 2019  • 21:32

Durante esta semana, Brooks Koepka dijo que los Majors son los torneos más fáciles de ganar. Y como no es carisma lo que lo destaca hubo algunas críticas, solapadas o abiertas, por esa frase que alguna vez perteneció a Jack Nicklaus como si él, a los 29 años y con tres Majors ganados entre los cinco triunfos que suma en su carrera (notable cifra), no pudiera pronunciarla. Sobre todo después de que explicara que se refería a la concentración y el grado de preparación extraordinarios para semejantes citas, como esta del PGA Championship , que se juega en el Berthpage Black Course.

Koepka, nacido en Palm Beach West, Florida, agrega otros datos para afirmar ese aserto: esas victorias grandes fueron en los últimos siete Majors que jugó y además fue segundo en el Masters hace un mes (a un golpe de Tiger) y sexto en el British Open 2017. Solo quedó fuera del top 10 dos veces en esa ráfaga: 13º en el PGA Championship de 2017 y 39º en The Open, en Carnoustie , en julio pasado. Su edad, su templanza y su estado físico hacen inevitable pensar que la serie tendrá nuevos capítulos.

Ayer, ya sin Tiger Woods en juego, las miradas se repartieron entre Jordan Spieth , Dustin Johnson , Adam Scott, Hideki Matsuyama, y el sorprendente tailandés Jazz Janewattananond (23 años, ganador en el Asian Tour, hizo 67 ayer, suma 205 en tres vueltas y 5 bajo el par). Los mejores en el tablero son Johnson, Jazz, Luke List y Harold Varner, que terminaron el día a siete golpes de Koepka. El líder se dio el lujo de tener alguna desconcentración, que le valió tres bogeys (los compensó con tres birdies).

Buenas y malas son

Emiliano Grillo volvió a mostrar un desempeño irregular: con cuatro birdies, dos bogeys y un doble bogey terminó en el par, 70, para sumar 213 (+3) y compartir el 38º puesto.

"El Black Course es un campo extremadamente difícil, por lo tanto lo recomendamos solo para golfistas altamente habilidosos", reza un cartel colgado en una reja del club, que marca una diferencia que asusta, entre la cancha "Negra", donde se está jugando el PGA Championship, y las otras cuatro del complejo de Flamingdale, Nueva York, "Verde", "Azul", "Amarilla" y "Roja".

A Brooks Koepka, que redondeó 70 ayer y 198 (-12) para el torneo cumplidas tres vueltas, esa advertencia le debe resultar menos intimidante que un villano de película a un chico. Le preguntaron en la conferencia de prensa si tenía alguna duda de que ganaría el domingo y respondió: "No, me siento con confianza, me siento bien , estoy entusiasmado".

Jugó con Spieth ayer, al que aplaudieron más fuerte cuando los anunciaron al llegar al green del 18. Está en camino de ganar ese partido también.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.