La Copa Davis. Gumy despertó la ilusión