La verdadera historia de las Kamikazes: de la explosión de los Juegos Olímpicos al sueño mundialista

Las Kamikazes jugaron dos amistosos en Brasil
Las Kamikazes jugaron dos amistosos en Brasil
Olivia Díaz Ugalde
(0)
10 de julio de 2019  • 18:49

El resultado de escribir la palabra Kamikazes en Google arroja una cadena interesante de notas vinculadas con el logro obtenido por la selección juvenil de beach handball en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires. Mucho color, arena, estadios desbordados de público y la victoria con Brasil en el partido final. En este recorrido se cuenta la historia de las chicas desde que se juntaron como equipo en 2016, hasta la alegría de las jóvenes campeonas con la pesada medalla sobre sus cuellos. Resaltan su peregrinación por diferentes predios para entrenarse, la falta de una cancha propia y el desconocimiento del público hacia este deporte que ganó popularidad a medida que se fueron dando los buenos resultados durante la competencia. Mucha repercusión.

El entrenamiento de las Kamikazes en Brasil
El entrenamiento de las Kamikazes en Brasil

Algún despistado podría pensar que el beach handball destila popularidad en el país. Lo cierto es que esta historia comenzó en 2007, con un grupo de fanáticos del 'beach' que con perseverancia lograron mediar con la Confederación de Handball Argentina y formar una comisión dentro de ella. Fue durante ese verano que Salvador Comparone, junto con un grupo de entrenadores, que empezaron a dibujar este camino citando jugadoras de la modalidad indoor para que conocieran la especialidad. Convocaron a diversas prácticas para tomar fuerzas y contagiar a las demás.

De aquel primer equipo siguen en la selección apenas dos jugadoras: Celeste Meccia e Ivana Eliges. Sus nombres son desconocidos, la gestación del equipo también. La selección mayor se puso en marcha hace años, obtuvo buenos logros, pero sus nombres no van de la mano con la popularidad. En silencio y con trabajo, trazaron el camino que empujó a la conquista olímpica juvenil. Este es el verdadero equipo Kamikaze. El que motivó y acompañó a las juveniles y que vivió en carne propia el sudor de su deseo por seguir creciendo.

"Empezamos sin nada, no teníamos lugar para entrenarnos. Era un deporte nuevo, que no se jugaba mucho. Pero fuimos sumando jugadoras, nos estabilizábamos por momentos, caíamos y nos levantábamos. Estuvimos entrenando en el Parque Sarmiento, por temporadas, las condiciones no eran las más apropiadas, pero eso era algo que el grupo ya lo sabía, por eso tratamos de dejar de dejar de lado las adversidades para armar un equipo, que sea más o menos competitivo y que pueda llegar a competir en la mayor cantidad de torneos posibles", describe Comparone en la charla con LA NACION.

Entrenamiento del equipo de las Kamikazes
Entrenamiento del equipo de las Kamikazes Fuente: LA NACION

"Pero en realidad el nombre de las Kamikazes era de las mayores, no de las juveniles. Las grandes adoptaron a las más chicas en este primer camino. Pero fue tal el impacto, la exposición por los Juegos Juveniles, sumado al desconocimiento por el deporte, que se fue mezclando y nadie preguntó y quedó así. En todos los medios empezó a publicarse el nombre y pegó. Cuando nosotros nos pusimos ese nombre no salió en ningún lado", explica el entrenador de la selección mayor, que ahora está al mando de un plantel de 20 jugadoras en el que figuran las recientes medallistas olímpicas

Se juega cuatro contra cuatro, con rotación constante. Cuando el equipo ataca, se queda sin arquero, y regresa cuando el rival toma posesión de la pelota. Se juega al mejor de tres sets, cada uno dura 10 minutos. Los 'goles espectaculares' (el fly y los giros 360°) valen doble y se los denomina.

"Íbamos aprendiendo del juego mientras nos entrenábamos, y cuando viajábamos a nuestros primeros torneos, seguíamos aprendiendo las reglas. De alguna manera todo esto nos llamó la atención porque era un juego distinto, más dinámico y creativo, nos sorprendía por otro lado. La llaman 'la magia del beach'", agrega Meccia, una de las figuras de la selección que anhela que el deporte se vuelva profesional. Mientras tanto juega como profesional en la modalidad indoor en un club de Francia.

Fue difícil el comienzo. Sin un torneo local, ni competencia, sumado al crudo invierno que abraza al país, las prácticas, no era sencillo motivar y atraer jugadoras. Toda la inversión salió de sus bolsillos. Viajes, ropa de entrenamiento, alquiler de canchas. Pero nunca bajaron los brazos. Nadie las conocía, sin embargo ellas disputaron: dos mundiales (2014, finalizaron en el puesto 11°) y 2016 (séptimas). En 2017 debutaron en los World Games (deportes que no tienen participación olímpica) y fueron medalla de plata. Además, participaron en cinco Panamericanos (medalla de plata en 2016 y bronce en 2012 y 2014), y en todas las ediciones, desde su creación en 2009, de los Juegos Odesur de Playa; y siempre se subieron al podio: en 2009 fueron bronce, en 2011 y 2014 plata, y este año, en Rosario, vencieron por primera vez al combinado mayor de Brasil y se quedaron con el oro.

Entrenamiento del equipo de las Kamikazes
Entrenamiento del equipo de las Kamikazes Fuente: LA NACION

En la Argentina no hay un torneo anual u oficial, el clima es el mayor enemigo. La patagonia es uno de los polos de donde surgen buenas y nuevas jugadoras. Allí el deporte se practica de manera regular. Brasil, si bien no tiene un torneo profesional, organiza torneos regulares y se coloca como potencia en la disciplina. En Europa, también hay un torneo semiprofesional cada verano. Allí siempre participan alguna de las jugadoras, y este año fueron invitadas varias de las medallistas olímpicas.

"Ahora estamos entrenando de cara al Centro Sudamericano, que otorga tres plazas al Mundial de Italia 2020 y una para los primeros Juegos Mundiales de playa. Pero también lo que intentamos hacer ahora, después de los Juegos de la Juventud, es unificar y hacer un solo grupo y tratar de apostar a futuro. Queremos seguir para adelante, con jugadoras jóvenes ya experimentadas, algo que con las mayores no nos pasaba y siempre llegaban sin experiencia previa en el beach", dice el entrenador de la disciplina que se lanzó al mundo de manera oficial en las playas de Egipto en 2004, luego de un incentivo por parte de la Federación.

Entrenamiento del equipo de las Kamikazes
Entrenamiento del equipo de las Kamikazes Fuente: LA NACION

Hace dos meses se conoció el cambio de sede de la primera edición de los Juegos de Playa, se iban a realizar en San Diego y ahora se mudarán al continente asiático. Esto derivó a que el conocido Panamericano se transforme y pase a llamarse Centro sudamericano (el continente fue dividido en dos). La Argentina participará en el grupo de los países del Sur y jugará del 11 al 14 de julio en Marica, Río de Janeiro.

Lo cierto, es que todo ciclo cumple un fin. En el caso del beach handball fue la consagración en Buenos Aires 2018. Esta medalla ganada por las menores coronó once años de trabajo silencioso y los acercó a la luz. Ese brillo, del cual no se encandilan, trajo inversiones positivas a la disciplina que cambian su realidad. La construcción de la cancha (que se creó durante la preparación camino a la cita olímpica), la incorporación de nuevos postes de luces, el reconocimiento a nivel selección, y sobretodo, la designación de 20 becas para las jugadoras (diez para los hombres y diez para las mujeres). Pasos importantes para el deporte.

"El oro olímpico se complementa con la historia del beach y terminó de cerrar todo, porque aparentemente algo faltaba para que todos los logros anteriores que habíamos alcanzado no daban para que nos dieran becas. Creo que este oro fue el que cerró el círculo", explica Comparone.

Plantel convocado: Agustina Mirotta, Lucila Balsas, Ivana Eliges, Celeste Meccia, Gisella Thurmann, María Florencia Bericio, Zoe Turnes, Fiorella Corimberto, Caterina Benedetti y Gisella Bonomi.

"Creo que es algo merecido que nos hayan incluído en el sistema de becas. Es una ayuda y todo un símbolo de reconocimiento sobretodo para las jugadoras que estamos hace tanto tiempo. Nosotras que tuvimos que poner plata de nuestros bolsillos para viajes, entrenamientos y torneos, y nunca bajamos los brazos", dice Meccia. Y continuó: "El objetivo siempre es el mismo, dar y tratar de obtener lo mejor para Argentina. Esto es una ayuda para movilidad, para entrenar, comprarse algo para entrenarnos y mejorar. Es algo que nos viene bien y un buen paso para seguir creciendo", dijo Comparone.

Se sortearon muchos caminos y se gestó una impronta dentro del equipo. Conocen de lucha, de sacrificio y de motivación. Tienen experiencia, torneos a corto plazo, el apoyo del Enard. Pero falta que el beach handball se convierta en deporte olímpico, esto terminaría de potenciar a la disciplina. Será deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, por lo que su aprobación no debe estar lejos. Soñar no cuesta nada, y vaya si de eso saben las Kamikazes.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.