La tarea de Bonano evitó una goleada histórica

Tuvo atajadas notables y se afirmó en un puesto controvertido
(0)
8 de septiembre de 1999  

PORTO ALEGRE (De nuestros enviados especiales).- Si algo positivo le ha dejado a la Argentina su paso por el Beira-Rio ha sido la sólida aparición de Roberto Bonano para un puesto tan controvertido como el del arquero. Se destacó en Buenos Aires y resultó determinante en Porto Alegre para evitar una goleada estruendosa.

Recibió 7 puntos en el Monumental por sobriedad y atención. Y aquí resultó merecedor de un 8 que no empaña ni siquiera los cuatro tantos que recibió. ¿Por qué? Entre tiros libres, manos a mano y remates desde media distancia, ahogó 10 clarísimos gritos de gol brasileños: cuatro a Rivaldo, tres a Ronaldo, dos a Ronaldinho y, sobre el final, uno a Elber.

Marcelo Bielsa dijo de él en la conferencia de prensa: "La actuación de Bonano es un detalle positivo. Fue muy reclamado por Brasil... su actuación genera optimismo para el futuro y ofrece una alternativa muy válida para el puesto".

Realmente positivo, si se tiene en cuenta que el arco es una posición que en los últimos años trajo muchos dolores de cabeza.

Con Bonano quedó una vez más demostrado que el destino también es imprevisible en el fútbol. El arquero titular para estos duelos con Brasil iba a ser Germán Burgos, pero una lesión lo marginó. Llegó el llamado para Bonano, pero como sólo se sumó a la concentración el día previo al primer choque, las especulaciones apuntaban a Pablo Cavallero como titular.

Pero el elegido fue Tito. "Estoy contento por haber jugado los dos partidos en esta primer convocatoria de Bielsa a la selección y más en choques tan importantes contra nuestro clásico rival... Fueron lindas experiencias, más allá del resultado negativo que nos llevamos de Porto Alegre", analizó Bonano.

A los 29 años le llegó una nueva oportunidad en la selección. Había tenido una experiencia poco feliz el 28 de diciembre de 1996, con Daniel Passarella como director técnico, en Mar del Plata, cuando atajó mal en la caída por 3 a 2 ante una Yugoslavia de suplentes.

Sobre la alentadora visión de Bielsa, apenas dijo: "Es algo positivo que opine así. Este era mi objetivo en estos primeros pasos en la selección". Habían pasado minutos tras un duro revés. "El partido fue muy complicado, ellos mejoraron mucho y tuvieron varias situaciones para convertirnos y de ahí el resultado que nos llevamos. ¿Rivaldo, Ronaldo? Son muy difíciles, sabemos que te hacen un gol y se agrandan", sentenció.

Nadie podía negar la diferencia en favor de Brasil. "Sí, la hubo, especialmente en el primer tiempo, cuando ellos se hicieron dueños de la pelota y la Argentina no pudo contrarrestar eso. No volvimos a mantener el rendimiento colectivo de Buenos Aires y al desesperarnos por ir a empatar les dimos espacios a delanteros tan peligrosos como los brasileños. ¿Qué nos pasó? No sé, no sé, creo que tanto ellos como nosotros, en casa, tomamos mejor la iniciativa", concluyó la figura del seleccionado argentino en Porto Alegre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.