“Los alemanes me van a venir a buscar”

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
28 de junio de 2018  

Lo encontré más Sampa que nunca. Visceral, sanguíneo, atropellado. Después del pase a octavos de final exuda optimismo y, sobre todo, venganza. "Se han dicho tantas barbaridades sobre mí: por ejemplo, que he perdido el manejo del equipo. ¡Nunca lo tuve!"

Así como otras veces estaba remolón frente a estas entrevistas, tratando de esquivarlas, ayer pasó algo insólito: ¡me llamó él! Le dije que estaba viendo Alemania-Corea. "Ah, ¿ya están jugando?", se sorprendió, siempre despistado.

Pese al afecto que le tengo, me salieron preguntas incómodas, picantes. Contestó todas. Pero cuando hablo con él me queda una duda: no sé si es un gran irónico o si no me entiende.

–Sampa, nosotros adentro, Alemania arafue. ¿Increíble, no?

–No, es el triunfo de la intuición sobre la excesiva planificación. Los alemanes van a tener que rever todo, como selección y como país. No me extrañaría que después del Mundial me vinieran a buscar. Pero… ¡minga!

–Hablemos del partido con Nigeria. Qué bien lo planteaste, que genio haber mandado a Rojo a jugar de centrodelantero.

–En realidad pasó esto: cuando casi nos cobran el segundo penal por la mano de él, le dije que se fuera arriba, que prefería que jugara con la mano en el área de ellos. Y bueno, el centro de Mercado le llegó por abajo y le pegó el derechazo. Medio gol de él y medio gol mío.

–Rojo y Messi, las figuras. ¿O viste algún otro?

–Zaffaroni, Zaffaroni… ¡Qué jugador! Ja ja ja.

–Lo importante es que funcionó el esquema: los jugadores hacen el equipo y vos firmás la planilla.

–No es tan así. Se conversa todo. Por ejemplo, Leo y Mascherano me dijeron: "Che, juega Di María". Entonces les comenté que lo veía muy, muy bajo, y me contestaron: "Juega Di María".

–En TyC mostraron que cuando íbamos 1 a 1 le pediste permiso a Messi para hacerlo entrar al Kun Agüero. ¡Qué escrache, Sampa!

–Es que duermen juntos. Si el Kun no había tenido una buena noche, el único que lo sabía era Leo.

–Habrás oído la silbatina de todo el estadio cuando apareciste en la pantalla gigante al dar los equipos.

–Sí, estaba lleno de nigerianos.

–También llamó la atención que en los goles no festejaste con nadie. Ni con los suplentes ni con tus colaboradores. Raro, ¿no?

–¿Vos viste el calor que hacía ahí? Estábamos todos chivadísimos.

–A propósito, volviste a usar la joggineta. La elegancia te duró dos partidos.

–Billetera mata glamour. Estoy auspiciado.

–En la conferencia de prensa se te vio tan exultante que algunas de tus respuestas resultaron incomprensibles. Por ejemplo, dijiste que "el sujeto está sujetado". ¿Podés explicarlo?

–¿Eso dije? ¿Que el sujeto está sujetado? Bueno, el gran Panzeri definió al fúbol como la dinámica de lo impensado. Dije eso sin pensar.

–¿Qué estrategia tenés para enfrentar a Francia pasado mañana?

–Tengo que ver cómo están los muchachos, charlar, preguntarles su opinión. Esto no es una dictadura. Me dejan meter algún bocado.

–Qué equipazo tienen ellos: Varane, Griezmann, Pogba, Mbappe, Giroud…

–Es verdad, un equipazo. Pero nosotros tenemos a Leo, Banega, Rojo. ¡Y a Zaffaroni!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.