Suscriptor digital

NBA

La ilusión de Wolkowyski y Sánchez.
(0)
31 de agosto de 2000  

Destinos similares y la misma valiosa propuesta. Uno, el bahiense Juan Ignacio Sánchez se fue hace tres días a Indianápolis, previa escala por su departamento en Filadelfia; el otro, el chaqueño de Castelli, Rubén Oscar Wolkowyski, partirá pasado mañana para Seattle.

En sus maletas llevan la ilusión de ser el primer argentino que aterrice en la NBA, la meta más alta dentro del basquetbol profesional, que otros compatriotas intentaron alcanzar sin éxito.

Sánchez, un base de 23 años y 1,94 metro de estatura que se destacó en la Universidad de Temple, tendrá que superar durante octubre próximo la prueba final en el equipo de Indiana, nada menos que el último finalista de la NBA, que cayó por 4 a 2 frente a los Lakers.

Wolkowyski, un pivote de 26 años y 2,06 metros, que logró su primer título en la Liga Nacional, con Estudiantes, de Olavarría, en la final de este año frente a Atenas, de Córdoba, afrontará el examen final en el campamento de veteranos de Seattle Supersonics, un eterno protagonista de la competencia norteamericana.

Sin duda que ninguno tendrá un lugar como titular en sus equipos, sino que buscarán una alternativa como suplentes para hacer carrera y sumar experiencia poco a poco.

El bahiense descartó sustanciosas ofertas de Italia y de Grecia, de un millón y un millón y medio de dólares por tres años, respectivamente, con tal de cumplir su gran sueño, ese que hace más de cuatro años lo llevó a vender su desvencijado fitito para pagarse los pasajes y recluirse en una universidad de los Estados Unidos. Estaba convencido de que ése era el mejor camino, o el más corto, para llegar a la NBA. Obtuvo allí el prestigio de ser un gran pasador de balones, mejor robador y muy buen rebotero, pero dejó pendiente la asignatura de los puntos convertidos desde posiciones exteriores, el talón de Aquiles que impidió que lo eligieran en el último draft. De todos modos, en Indiana hoy brilla una luz: el base titular Mark Jackson no renovó su contrato y el suplente Travis Best no resulta confiable por su atrevimiento e inexperiencia.

Se habla de la posibilidad de que el conductor de Miami Heat y del Dream Team que va a Sydney, Tim Hardaway, ocupe ese lugar, pero su agente descartó la negociación ayer. La posibilidad para Pepe Sánchez parece inmejorable y algo de eso puede existir pues optó por Indiana pese a tener un ofrecimiento también en el campamento de Filadelfia, ciudad en la que estudió y lo conocen muy bien.

Lo de Wolkowyski, o colorado, como lo llaman todos sus conocidos, surgió por sorpresa, después de un contacto de su agente en Hungría con una persona de los Sonics, que le ofreció una prueba en los campamentos de verano que se realizaron hace más de un mes en Boston y en Los Angeles. Allí concurrió el pivote sin demasiadas expectativas y con la consigna sólo de mostrarse. Incluso, en la primera escala le solicitaron que no tomara tiros ni demasiado protagonismo, que se remitiera a poner bloqueos, defender y tomar rebotes. Tras observar sus buenas aptitudes, en Los Angeles le adjudicaron ciertas atribuciones y terminó con 10 puntos y 6 rebotes de promedio en 22 minutos de juego por partido.

Inmediatamente el técnico de Seattle, Paul Westphal, solicitó que se le enviaran desde la Argentina las estadísticas del jugador en las dos últimas ligas nacionales, pues estaba sorprendido por la eficacia en dobles. Confirmó entonces que lo del chaqueño en los campamentos de verano no había sido casualidad o fortuna.

Por eso, pese a que nunca soñó con llegar a la NBA, el pivote de Estudiantes, elegido el mejor jugador del año, consiguió que lo invitaran a la última prueba y viajará junto con su señora y su pequeño hijo Tomás. Todo pago, incluso un profesor de idioma que lo atenderá desde su llegada a Seattle. Los directivos quieren protegerse de que otro equipo de la NBA lo tiente y por eso lo tendrán con un mes de anticipación en la ciudad del noroeste norteamericano, donde se entrenará con otros jugadores del plantel profesional.

Debe aclararse que nunca otros argentino estuvieron tan cerca de la NBA como Pepe Sánchez y Rubén Wolkowyski.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?