No podía dormir hasta que llegó el llamado de Cambiaso y cumplió el sueño de su vida: jugar en La Dolfina