Ricardo González

El correntino llegó a la punta del Abierto de Italia con una vuelta de 66 golpes (203 en total) y hoy buscará su segundo título en el Tour Europeo; Gustavo Rojas está 7º, con 206
(0)
4 de mayo de 2003  

Brescia, Italia (Especial).- Ricardo González quedó en una posición de privilegio para intentar su segundo gran impacto en el Tour Europeo. Una vuelta de 66 golpes (-6) en la tercera jornada del 60° Abierto de Italia (1.100.000 euros en premios) le bastó para ubicarse como único puntero con 18 hoyos por delante; suma un total de 203 (-13) y tiene uno de ventaja sobre sus inmediatos perseguidores.

Después de ganar el Masters Europeo en 2001, este correntino de 33 años confirmó su potencial en el golf internacional con muy buenas actuaciones y hoy estará una vez más ante la posibilidad de estirar su récord de victorias. En el campo del Gardagolf Country Club tendrá que vencer la resistencia de un numeroso grupo de aspirantes al título: en el segundo lugar, con 204, aparecen los suecos Pehr Magnebrant y Pierre Fulke, el australiano Peter O´Malley y el holandés Rolf Muntz.

Este es el segundo torneo de González después de un receso de casi tres meses en esta temporada, en la que decidió alejarse de la competencia mientras se desarrolló el conflicto armado entre Estados Unidos e Irak. Pero el jugador que reside en Rosario no parece necesitar tiempo de adaptación: terminó 19° la semana última, en el Abierto español, y ahora se perfila como el gran candidato en el norte italiano. Además, como hizo en Crans-sur-Sierre hace dos años, quiere seguir los pasos de Eduardo Romero, el único campeón argentino de este certamen desde 1994.

Su recorrido de ayer no comenzó de la mejor manera. En el par 5 del hoyo 2 envió su salida con el driver a los árboles, el segundo tiro, con madera 3, terminó en el agua, y tres putts lo obligaron a firmar un doble bogey. A partir de allí, González tomó una decisión que fue fundamental para su recorrido, aunque eso significara utilizar menos una de sus armas preferidas: "Elegí no usar demasiado el driver. Decidí que no lo necesitaba tanto y preferí salir con la madera 3 o con el hierro 3", dijo el líder, que así corrigió uno de sus déficit de las primeras vueltas.

"Mi rendimiento fue muy regular después de ese doble bogey y quedé muy conforme con la forma en que jugué. Con respecto a lo que puede pasar mañana (por hoy), ya gané en el Tour antes y espero poder utilizar esa experiencia para buscar el título en la vuelta final", explicó el argentino, después de firmar una tarjeta con ocho birdies (5, 6, 7, 9, 10, 11, 16 y 17). Hoy, el compañero de juego de González en el grupo final será Pierre Fulke, uno de los más experimentados entre los que aparecen con posibilidades de arrebatarle el triunfo. El sueco firmó 66 golpes (seis birdies) para meterse en el pelotón de los escoltas.

Más allá del protagonismo de González hasta aquí, otro argentino tiene serias aspiraciones al triunfo en la jornada final. Gustavo Rojas, con un recorrido de 68 golpes y un total de 206, escaló hasta el 7° puesto y quedó a sólo tres golpes de la punta. El jugador de Ituzaingó volvió a jugar con mucha solidez (sólo cometió dos bogeys en todo el torneo) y hoy buscará redondear su mejor desempeño en mucho tiempo. Ayer, Rojas marcó cuatro birdies (3, 5, 10 y 16) y no tuvo errores, apoyado en su precisión en las salidas.

Luis Carbonetti está muy lejos

Hoover, estados Unidos (Especial).- Luis Carbonetti no está cumpliendo un buen desempeño en su debut en el Champions Tour, el circuito de veteranos norteamericano. El jugador de Río Cuarto marcó 78 golpes (+6) en la segunda jornada del Bruno´s Memorial Classic (1.400.000 dólares en premios), y quedó en el 76° lugar, con 152 en total. El líder es Hale Irwin, que suma 132.

  • En el Classic of New Orleans, del PGA Tour, el líder es Scott Verplank, con 195 golpes, seguido a tres por Bob Estes. José Cóceres no superó el corte.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.