Con Pichot fuera de World Rugby, es tiempo de reconstrucción para la UAR

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
Agustín Pichot se alejó de sus cargos en World Rugby y regresa al llano tras perder la elección presidencial
Agustín Pichot se alejó de sus cargos en World Rugby y regresa al llano tras perder la elección presidencial
(0)
13 de mayo de 2020  • 23:59

Hubo un primer y rápido coletazo generado por el resultado de la elección en World Rugby: Agustín Pichot dejó la silla por la cual representaba a la UAR en el consejo. También se alejó de los cargos que tenían relación directa con la entidad madre del rugby: el de miembro del Board de la Rugby World Cup y el de presidente de Americas Rugby. Pero hay un lugar al que no renunció: el asiento de la Argentina en la Sanzaar. Tampoco parece que vaya a hacerlo por ahora. No es un dato menor a la hora de analizar su futuro en la dirigencia. Sobre todo porque será desde el Hemisferio Sur, con Nueva Zelanda a la cabeza, que se le marcará la cancha al segundo mandato de Bill Beaumont .

El camino para volver a competir por la presidencia de World Rugby (WR) es largo. Recién en abril de 2024 se renovarán las autoridades. Es lógico que Pichot se haya retirado por el momento de todo lo que tiene que ver directamente con la entidad de la cual fue vicepresidente durante cuatro años. Acaba de perder una elección. Nadie que sufre ese resultado se postula al día siguiente. El ex capitán de los Pumas viene de pasarse un largo tiempo dentro de aviones, y la campaña, corta pero muy intensa, le demandó un fuerte desgaste físico y mental en tiempos de encierro por la pandemia. La familia y su club, el CASI, formarán parte del remanso. Pero una pausa, obvia si se la analiza en contexto, no implica retiro .

El foco en la traición de algunas uniones o en la desilusión por ciertas maniobras dentro de World Rugby es una parte de la historia a la cual ni siquiera el propio Pichot se refiere en su texto de renuncia. Es más: en las últimas líneas ratifica que no se alejará del rugby. El ex medio-scrum sabe perfectamente cómo se maneja el poder porque es parte de él. Alguien que llevó exitosamente adelante dos negociaciones (la vuelta del rugby a los Juegos Olímpicos y la postulación de Buenos Aires para los Juegos de la Juventud) en el Comité Olímpico Internacional, organismo repleto de sospechas de corrupción, sabe de qué se trata una elección mundial. ¿Que haya confiado en alguien que después se dio vuelta? Puede ser, pero no se cotiza como argumento para irse a la casa. A propósito: Pichot también es aún el representante de la UAR en el Comité Olímpico.

La Unión Argentina de Rugby deberá atender un duro frente internacional a raíz de la pandemia. Especialmente en la Sanzaar. Pichot tiene un lugar ahí junto a Fernando Rizzi, secretario de la UAR. Los pronósticos no son de lo mejor. Los medios neozelandeses insisten en que las franquicias de ese país en el Súper Rugby jugarán entre ellas y que la competencia entre selecciones se abrirá sólo con Australia. Incluso ya hay voces de que los All Blacks han decidido cancelar la gira de noviembre por Reino Unido. El coronavirus es una causa indiscutible, pero algunos ven que es un comienzo de guerra con los británicos por el resultado de la elección.

La mesa directiva de la UAR ya eligió al reemplazante de Pichot en WR y el Consejo lo ratificó. "Pero todavía no vamos a anunciarlo. Nada nos apura y tampoco es que sea un lugar tan decisivo ahora", dijo Rizzi para LA NACION . Las otras dos sillas que tiene la Argentina son ocupadas por el presidente, Marcelo Rodríguez, y la gerente general, Sol Iglesias. La derrota de Pichot dejó a la UAR fuera del Ejecutivo, que es el que resuelve lo importante. Ahora viene una tarea de fortalecer lo ya logrado y de reconstrucción. Seguramente, dentro de un tiempo no muy lejano, con Pichot actuando en el frente que decidió al rato de retirarse como jugador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.