El que más jugó, el tryman, el más campeón de la URBA: se retiró Chori Senillosa

Hernán Senillosa, recién retirado del rugby, a los 41 años; ahora se dedica a entrenar a la preintermedia de su club de siempre: Hindú.
Hernán Senillosa, recién retirado del rugby, a los 41 años; ahora se dedica a entrenar a la preintermedia de su club de siempre: Hindú. Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Agustín Monguillot
(0)
22 de marzo de 2019  • 23:53

La URBA no es la misma desde este año. El torneo de Buenos Aires empieza 2019 con un vacío imposible de llenar, que tiene nombre, apellido y apodo: Hernán "Chori" Senillosa, el jugador más trascendente de su historia. Tras 22 temporadas y 18 títulos de campeón, el expuma y leyenda de Hindú puso a los 41 años punto final a una carrera impresionante en los números.

"Se sufre más estando afuera. Mucho más. Voy a tener que aprender a bancarme los nervios y no volverme tan loco", admitió para la nacion unos minutos después de que Hindú perdiera en su debut en el Top 12 de la URBA. Fue el primer partido oficial con Senillosa como exrugbier. Pucará le dio vuelta un encuentro en el que el subcampeón había llegado a estar arriba por 21 puntos. El clima estaba lejos de ser el ideal en los alrededores del vestuario del visitante en Burzaco. Entendible cuando se trata de un equipo que ganó de todo durante más de una década. Chori masticaba la misma bronca que sus ya excompañeros. Seguía corriendo en él la adrenalina del jugador, pero él la reprimía: "Ya sé que no voy a entrar más a una cancha de rugby. Lo tengo claro".

La copa de la URBA en 2014, uno de los muchos años en que el dominante Hindú resultó campeón de Buenos Aires; Senillosa la sostiene flanqueado por Bautista Ezcurra y Bautista Álvarez. El exback levantó 17 trofeos, una cifra que parece inalcanzable.
La copa de la URBA en 2014, uno de los muchos años en que el dominante Hindú resultó campeón de Buenos Aires; Senillosa la sostiene flanqueado por Bautista Ezcurra y Bautista Álvarez. El exback levantó 17 trofeos, una cifra que parece inalcanzable. Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

No había dado ninguna señal de que éste sería el año. Fiel a su estilo. Cada vez que terminaba una temporada, se tomaba dos meses para desconectarse. La primera señal fue que cuando el inicio de la pretemporada ya estaba cerca, Senillosa todavía no había salido a trotar. Tampoco había pisado el gimnasio, un complemento que sumó en los últimos años de su carrera. "Prefería quedarme en mi casa", contó. Tomó la decisión un día antes del primer entrenamiento: "Fue natural. Lo decidí de un minuto a otro. Ya está, hasta acá llegué".

Cómo lo anunció retrata su forma de ser. No envió un comunicado a los medios ni publicó una carta de despedida en redes sociales. "Gracias por todo", cerró su mensaje de despedida al grupo de Whatsapp que tienen los jugadores de Hindú. Acto seguido, salió del grupo. Bien a la manera de Chori. "No es la muerte de nadie", justificó.

El retiro de Senillosa representa el fin de una era para la URBA. El back fue partícipe en 18 de los 19 trofeos que Hindú consiguió desde 1996, es quien más partidos protagonizó en la historia del club (370) y también el tryman histórico (248). No habrá jugador que pueda acercarse a esos números en tiempos en que el rugby profesional absorbe los talentos de los clubes cuando jóvenes, al punto de que muchos no llegan a cumplir una decena de presencias en la primera. "Nunca le di bola a ninguna estadística", apuntó, sin embargo.

Un joven Chori Senillosa al ataque contra Newman, hace varios años; el Cardenal sería el último adversario frente al cual el ahora exwing conseguiría su último título de campeón, el del Nacional de Clubes de 2018.
Un joven Chori Senillosa al ataque contra Newman, hace varios años; el Cardenal sería el último adversario frente al cual el ahora exwing conseguiría su último título de campeón, el del Nacional de Clubes de 2018. Fuente: LA NACION

Senillosa es no solo es un bicho del rugby amateur, sino que también tuvo una prolífica carrera como rugbier internacional. Se dio el gusto de tener una experiencia en un club grande de Francia, Clermont, y fue una pieza recurrente en los Pumas, equipo en que afrontó 33 caps y dos mundiales. Su último desempeño en el seleccionado fue en el triunfo inolvidable ante Francia que inmortalizó a los Pumas de Bronce en el Mundial de 2007.

No lo interesa entrar en juegos periodísticos. Todos fueron momentos únicos durante 22 años de carrera. Títulos y finales. Triunfos y derrotas. Entrenamientos y partidos. Apenas mencionó su debut en la primera de Hindú, en mayo de 1996, cuando le hizo ¡cinco! tries a Banco Hipotecario, a los 18 años. "No me quedó nada pendiente. El último fue un gran año,salimos campeones del Nacional de Clubes y llegamos a la final del Top 12. No terminé dando lástima y quería irme con un gran recuerdo en la cancha", valoró.

No se tomó tiempo para hacer el duelo del retiro. Porque Senillosa sí empezó lapretemporada con Hindú, pero en el staff de entrenadores, para dar una mano en la preintermedia. "Es imposible no involucrarse en el club. Ahora voy a estar más que antes. Es todo igual, pero uno llega antes para organizar y es el último en irse. Estoy aprendiendo de esta nueva etapa", comentó.

¿Cómo es el Senillosa entrenador? "No me gusta hablar de mí. Que lo digan los demás. Me gusta transmitir cómo le gusta al club ver el juego. Transmito lo que aprendí como jugador, y los chicos la reciben bien", afirmó.

Chori fue el último sobreviviente del grupo que construyó los cimientos del reinado de Hindú en el rugby argentino. Su adiós coincidió con el de otros dos hombres importantes de la época dorada, el expuma Horacio Agulla y Francisco Bosch. Indefectiblemente, en Don Torcuato están atravesando un recambio que desafía su hegemonía. Nada que no se haya visto. Senillosa desdramatizó su salida: "El club está muy bien. Hay grandes jugadores y están subiendo chicos que juegan bien, ponen mucha garra y tienen condiciones.Sobran rugbiers como para que Hindú siga jugando como siempre".

Una imagen reciente: el expuma de bronce con la camiseta de sus 22 temporadas de URBA en la primera, la del Elefante de Don Torcuarto. La vistió 370 veces y con ella logró 248 tries, dos récords.
Una imagen reciente: el expuma de bronce con la camiseta de sus 22 temporadas de URBA en la primera, la del Elefante de Don Torcuarto. La vistió 370 veces y con ella logró 248 tries, dos récords.

Su carácter competitivo lo ayudó a mantenerse vigente, pero él dice que nunca jugó para hacer un récord. Esquivo, responde siempre lo mismo: lo interesan solamente disfrutar del rugby y compartir momentos con sus amigos. Hoy lo hace desde un lugar diferente, con una seguridad: "Fueron el momento y la decisión correctos. No me arrepiento ni un poquito".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.