Se va septiembre y sólo queda el TC

Daniel Meissner
(0)
30 de septiembre de 2005  

Al parecer, para los hinchas de las actividades impulsadas por motores, 2005 se terminará mucho antes de lo previsto, deportivamente hablando, claro está. ¿Por qué la afirmación? Es que un breve repaso a los calendarios de las principales categorías nacionales y mundiales, con excepción del Turismo Carretera, deja ver que muchas de ellas ya bajaron la persiana y tienen la mira puesta en 2006. A simple lectura, suena desalentador. Pero la mayoría del público fierrero sigue, por ejemplo, a la Fórmula 1. Y Fernando Alonso ya definió en su favor el campeonato, gracias a la regularidad de la segunda parte del certamen. Queda la incógnita de la Copa de Constructores, es cierto. Pero ese certamen, al menos por estos lados, es algo que históricamente no emociona mucho a los seguidores.

Que hay gente interesada en el Mundial de Rally, dirá usted. Pues bien, ellos también ya le apuntan a 2006, porque el francés Sebastien Loeb y su Citroën hicieron tan monótono el certamen que no encontraron rivales de consideración. Y si todavía no se consagraron fue porque, en Gales, Loeb resignó el éxito por respeto a la muerte de Michael Park, navegante de Markko Martin. Pero si de definiciones hablamos, el título se definió hace rato. Sólo falta que Loeb lo cristalice, matemáticamente hablando.

¿Y si alguien disfruta de los óvalos, tan característicos en el automovilismo norteamericano? Bueno, allí las carreras son tan veloces como la definición del título de los Indy Car, que ya quedó en manos de Dan Wheldon. Habrá que buscar por el lado del motociclismo, entonces. Peor aún. Valentino Rossi celebró muy anticipadamente en MotoGP y nada hace prevér que alguien pueda discutirle supremacías a Daniel Pedrosa si es que bajamos a estudiar cómo marchan los 250cc...

A ver, volvamos a la Argentina. Los dos últimos triunfos de Gabriel Ponce de León en el TC 2000 ya desanimaron hasta a los propios rivales del juninense. Ellos y los hinchas de la categoría repiten sistemáticamente que "el certamen no está definido, pero la ventaja es demasiado amplia..."

¿Y entonces? Como siempre, nos queda el TC. El autóctono, el más parejo, el de siempre. La categoría más popular de todas tiene la sana presión de concentrar el interés de la gente hasta el final. De poder permitirnos disfrutar del automovilismo más allá de septiembre, como antes. Juan Manuel Silva, Emanuel Moriatis, Rafael Verna, Diego Aventin y Christian Ledesma se mantienen firmes en la candidatura a la corona y van a ir por ella...

Muchas veces criticado, a menudo vapuleado por quienes desconocen su historia y víctima de las suspicacias de los que pretenden ver siempre bajo el agua, el TC hace que la atención se mantenga latente. Para mantener la temperatura del deporte motor hasta después de septiembre, alcanza.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.