Fuera de la cancha, un campeón en cordialidad

El suizo no perdió la sonrisa en ningún momento; desparramó simpatía y sencillez; participó de un desayuno, una clínica benéfica y visitó a la Presidenta
(0)
13 de diciembre de 2012  

"Esto es para que aprendamos los tenistas de acá", le dice, sincero, Gastón Gaudio al periodista de Canal 13 Guillermo Poggi, en una de las entrañas del estadio Pipa Tigre. El Gato, uno de los tres hombres de nuestro país que alguna vez ganó un Grand Slam, se refiere, directa y crudamente, a los excelentes modales de Roger Federer, comparándolos con las agrias actitudes que muchas veces tuvieron los tenistas argentinos. El campeón de Roland Garros 2004 habló, admirado, de la predisposición permanente y del buen humor que exhibió el suizo en su primera visita a la Argentina.

La buena relación entre ambos jugadores y el hecho de que Federer parece tener todos los detalles en su cabeza quedaron de manifiesto en un gesto que el N° 2 del mundo tuvo anteanoche. Fue cuando le dijo a Guillermo Marín que le consiga el teléfono del Gato, ya que lo había perdido. Cumplido el pedido, ambos se contactaron y Gaudio fue al hotel del suizo, donde departieron un par de horas.

También Guillermo Coria resaltó, en su cuenta de la red social Twitter, las bondades humanas del máximo ganador de grandes. Es que desde que arribó al Aeroparque el lunes por la noche, Roger prácticamente no descansó por una agenda cargada de compromisos y, sin embargo, encaró cada uno de ellos con simpatía y una cortesía dignas de los mayores elogios. Vale la pena, por ello, repasar sus últimos pasos, esos que no estuvieron relacionados directamente con la Copa Claro Nokia ante Juan Martín del Potro, pero que bien sirvieron para sorprenderse con el hombre más allá del tenista. Tan brillante uno como el otro.

Primero, se trató de una cena benéfica. El salón VIP del estadio de Pipa Tigre fue el escenario, anteanoche, de una cena de gala benéfica, con la asistencia de Federer y Del Potro. Según informaron, se recaudaron aproximadamente tres millones de pesos con el objetivo de financiar 1800 becas educativas para los chicos de Tigre. La cena, que contó con la conducción de Leo Montero y show del humorista Chiqui Abecasis, también tuvo la participación de empresarios, directores de medios y figuras del espectáculo como Jorge Rial, Valeria Archimó y Pamela David.

Ayer por la mañana, en el hotel Intercontinental de Nordelta, uno de los 400 invitados al desayuno empresarial con Federer expresó algo en broma y que, al pasar, tuvo mucho de real: "Roger ganó el campeonato mundial de estrechamiento de manos". Es que, con estoicismo y cordialidad, el tenista, de 31 años, se tomó fotos con todos los que allí estuvieron. Sin negar un autógrafo ni una foto. Como si fuera todo lo que su agenda le hubiese requerido, cuando la realidad marcaba que sus acotados tiempos lo obligaban a cumplir con mil y un compromisos. Lo recaudado por los ingresos del desayuno tuvieron fines benéficos, como casi todo paso y acción que dejó el jugador en Buenos Aires. Al principio reinó la calma, pero en su afán por estar cerca, algunos provocaran cierto desorden hacia el final de la reunión.

Después vino el encuentro más ceremonial. "Nunca vi a tantos funcionarios juntos", sonrió la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, alegre por la presencia de Federer en la quinta de Olivos y permitiéndose esa broma ante la inmensa cantidad de funcionarios que no querían perderse la posibilidad de ver de cerca al ídolo. El suizo viajó en helicóptero desde Tigre hasta su encuentro con la Presidenta. Vestido con ambo azul y corbata, le regaló una remera y una raqueta firmadas y posó (sonriente, como siempre...) para las fotos de rigor. No es habitual que el jugador se reúna con presidentes a pesar de su altura de deportista-embajador, pero aquí aceptó la propuesta para el encuentro, al que Del Potro no fue invitado. "No me pasa muy seguido ser recibido por un presidente. Me siento muy honrado y estoy agradablemente sorprendido", comentó luego el helvético en la conferencia de prensa.

Fuente: LA NACION

Quienes participaron de la reunión, de 35 minutos, fueron el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, y el secretario de Deportes, Claudio Morresi. Roger llegó acompañado por su padre, Robert, y por Guillermo Marín y Tony Godsick, los organizadores de los partidos de exhibición. Federer hasta tuvo tiempo de actuar como fotógrafo para retratar el saludo entre Cristina y uno de los integrantes del grupo de trabajo del suizo.

Luego de visitar a la Presidenta, Roger regresó a Tigre y, junto con Del Potro y el intendente de Tigre, Sergio Massa, participó de una clínica para cientos de chicos de distintas escuelas de la zona y de una fundación de chicos con capacidades diferentes. Allí, de acuerdo con la agencia DyN, Héctor Enrique, conocido como El Ninja, uno de los custodios que la organización le colocó a Federer, fue acusado por un periodista de haberlo golpeado e insultado. Daniel Corujo le dijo a la agencia: "Yo estaba filmando para Tennis Sport con autorización, pero en un momento se enloquecieron y apareció El Ninja, quien me sacó a los golpes".

Resultó la única nota discordante en una jornada en la que el suizo, siempre cordial, y el tandilense les cumplieron el sueño a muchos chicos durante aproximadamente una hora.

La agenda del último día

Federer volverá a tener otro día agitado, según se detalla:

  • Primero, el desayuno

    A las 10, Roger tomará parte de un desayuno organizado por Hope Funds, la compañía privada de inversiones y sponsor de la Copa Claro Nokia, en el que su presidente, Enrique Blaksley, entrevistará al suizo
  • Visita a la cancha de Boca

    A las 12,30, visita a la Bombonera, donde Federer y Del Potro jugarán un fútbol-tenis con Gabriel Batistuta y otro futbolista. La intención de Guillermo Marín era que estuviera Juan Román Riquelme, pero no fue confirmado
  • Un reconocimiento

    Enzo Pagani, legislador porteño y titular de la agrupación Boca Social, le entregará a Roger el diploma de "visitante ilustre de la ciudad" que aprobó la Legislatura
  • De nuevo a la actividad

    La segunda exhibición entre Roger Federer y Juan Martín Del Potro, en el estadio Pipa Tigre, arrancará a las 20.30
  • Una inversión de alrededor de US$ 8 millones

    Tener en la Argentina a quien para muchos es el mejor tenista de la historia significó una inversión millonaria. Un total aproximado a los 8 millones de dólares, sumados los contratos de los tenistas y los gastos de infraestructura, fueron desembolsados para tener a Roger Federer durante casi cinco días en nuestro país. Las cifras surgen de un estimado de acuerdo con informaciones no oficiales, ya que Imagen Deportiva, la empresa organizadora, se ampara en un contrato de confidencialidad para no ofrecer datos económicos. Obviamente, el monto mayor corresponde a Federer, que por los dos partidos y la serie de actividades habría cobrado entre 3,5 y 4 millones. El caché de Juan Martín del Potro osciló los US$ 800.000.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.