Roger Federer llegó a la final en Halle y va por un envión anímico antes de Wimbledon