El turf busca una oportunidad para no desmoronarse