La hazaña y un buen recuerdo

Gustavo S. González
(0)
30 de agosto de 2001  

Julio Félix Penna estaba en su plenitud en 1963, cuando llevó a Good Time a Gávea, el hipódromo de Río de Janeiro. La excursión era frecuente y los argentinos arrasaban con las carreras del mitin internacional del Gran Premio Brasil.

Pero aquel agosto y la hazaña de ese caballo, que ganó dos de las cuatro pruebas de la serie, con 24 horas de diferencia, son aún motivo de charla entre burreros. Good Time ganó el Major Suckow (1000 m) por pescuezo ante Galopador, y al día siguiente se alzó con la milla del Presidente de la República sobre el mismo rival, esta vez por el hocico.

Julio y Guillermo Penna , dos de los hijos del preparador del tordillo, son las mejores referencias para el recuerdo. En especial porque aquello fue sólo parte de la extraordinaria trayectoria de Penna, fallecido en 1981 y cuya exquisita personalidad sus hijos se encargaron de desmenuzar. Entonces, Good Time quedó en la anécdota.

"Fue el primer entrenador socio del Jockey Club, y estudió veterinaria", dice Julio para mencionar dos datos que entonces llamaban la atención en el ambiente. Y Guillermo recordó una de las diez estadísticas de su padre, la de 1973: "La única vez que un cuidador ganó más carreras que un jockey".

Julio agrega: "Le gustaba divertirse, juntarse con los amigos después del triunfo. Disfrutaba llevar sus caballos a Brasil y Uruguay. Amaba ganar", y reconoce que era discutido "por los que no lo conocían, porque era introvertido".

Tentado mil veces para trabajar en Europa y Estados Unidos, hípicas en cuya historia quedó su hermano Angel, Julio prefirió hacer historia en su país, con rivales como Juan Lapistoy y Alfonso Salvati. Y hasta se dio el gusto, como dice Guillermo, "de armar un haras, La Biznaga", al recomendarle a Pedro Blaquier a Practicante, y comprando yeguas del Candilejas.

Julito dice que vio llorar a su padre por primera vez el día en que le avisaron que Ramón Ciafardini , su jockey y amigo, había muerto en un accidente automovilístico. Esa imagen nos devolvió a Good Time, al que montó en sus ocho victorias en la Argentina. En Brasil lo reemplazó otro Ciafardini, su hermano Héctor, en el inolvidable fin de semana, cuando Julio Félix Penna, el entrenador que más estadísticas ganó junto con Francisco Maschio, se divirtió como pocas veces.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?