Ajústense el cinturón: la volatilidad se vuelve a instalar en los mercados