Bajó el trigo por el control de cambios

El precio del cereal, que está en plena cosecha, cayó 4,28% en la última semana por las trabas en el movimiento de divisas
Dante Rofi
(0)
8 de diciembre de 2001  

Las nuevas medidas económicas dispuestas por el Gobierno han generado zozobra en el mercado de granos local y han desplazado a un segundo plano al clima. El principal motivo fue el control en el movimiento de divisas que ingresan en la Argentina y salen de ella.

En la semana que finaliza hoy, el precio del trigo -cereal que se está cosechando por estos días- retrocedió 4,60 dólares por tonelada, un 4,28 por ciento.

Ayer, la posición enero del grano fino en el Mercado a Término de Buenos Aires (MAT) cerró a 102,80 dólares, cuando el viernes precedente -antes de que se conocieran las medidas- cotizaba a 107,40 dólares por tonelada.

Rápidamente los analistas se encargaron de aclarar que esta caída del mercado nada tiene que ver con la oferta y la demanda. "El descenso es atribuible sólo a la incertidumbre, no hay en él ningún factor relacionado con la oferta y la demanda. Que los precios vuelvan a sus niveles normales dependerá de las resoluciones que tome Economía", dijo Lucio García Mansilla, de la corredora Morgan, García Mansilla y Cía. SA.

Pablo Adreani, de AgriPac Consultores, señaló: "Es muy difícil analizar los mercados o pronosticar la tendencia futura de los precios sin saber cuál será el próximo paso del ministro de Economía, Domingo Cavallo".

Además de la caída de los precios, el MAT finalizó la semana con un volumen de negocios muy reducido. "Fueron muchos los que salieron del mercado y muy pocos los que quisieron entrar", repitieron los analistas.

Un mal momento

La baja del precio del trigo llega en un mal momento para los productores. En plena cosecha, aquellos que no tienen la posibilidad de almacenar deben entregar el fruto de su trabajo a un valor menor al que habrían obtenido tan sólo siete días atrás.

En el puerto de Bahía Blanca, los pocos negocios que hizo ayer la exportación se pautaron a 103 pesos por tonelada, muy por debajo de los 108/110 dólares que se ofrecieron durante la semana anterior.

Respecto de la actitud de los exportadores, que en los últimos días paralizaron prácticamente todas sus compras, Adrián Seltzer, de Granar SA, dijo: "Para seguir operando, los exportadores obtienen fondos a través de sus casas matrices o de bancos del exterior, ya que no pueden hacerlo con entidades locales debido a las altas tasas. Ahora, a partir del control de liquidación de divisas dispuesto por el Gobierno, deben pedir autorización al Banco Central para poder devolver esos montos, algo muy poco práctico para estas firmas".

El comentario más escuchado ayer entre los exportadores fue: "Quieren que ingresen divisas en la Argentina, pero nos ponen trabas cuando tenemos que responder por nuestros compromisos asumidos en el exterior".

El otro factor que alejó de los puertos a los exportadores fue la incertidumbre acerca del cobro de los reintegros del IVA. "Según las nuevas disposiciones, para cobrar los reintegros del IVA y el factor de convergencia los exportadores tendrán que depositar el dinero cobrado por la venta en el sistema financiero local. Ya no podrán mantener las divisas en el exterior", señaló Adreani,

Operaciones paralizadas

Otro inconveniente que generaron los decretos de necesidad y urgencia dictados por el Gobierno, a partir de la prohibición de enviar divisas al exterior, es la imposibilidad de los corredores de granos de realizar coberturas de precios en los mercados de futuros de los Estados Unidos (Chicago y Kansas), algo cada vez más frecuente.

Esta práctica, que se combina con coberturas en el MAT, tiene un claro objetivo para productores e industriales locales: capturar mejores precios para, de esa forma, hacer más rentables sus negocios. "Hoy no podemos operar", coincidieron Seltzer y Mansilla.

Ocurre que, para cubrir las diferencias que se producen en las ruedas o para realizar nuevas coberturas, los corredores deben girar los fondos al mercado en el que están operando.

"Para poder concretar estos envíos de dinero y seguir operando deberíamos hacer una presentación ante el Banco Central, que estudiaría nuestra petición y luego decidiría si se puede o no hacer. Un trámite que parece poco viable para una actividad que se realiza prácticamente todos los días", concluyó Seltzer.

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.