Se van los dueños estadounidenses. Cambia de manos el frigorífico Swift