Gestión ambiental e impacto social: por qué ayudan a mejorar el financiamiento