Opinión. Los productores y la genética bovina