Pulverizaciones dirigidas: contra las malezas, aplicaciones cada vez más eficientes

La elección de los equipos Wed Seeker y Weed It depende del costo por sensor
La elección de los equipos Wed Seeker y Weed It depende del costo por sensor
Carlos Marin Moreno
(0)
9 de noviembre de 2019  • 03:30

Muchas veces, el campo ha sido acusado de contaminar el ambiente con el uso desaprensivo de fitosanitarios para controlar malezas y plagas. Un ejemplo que demuestra lo contrario, y el cuidado que se emplea para combatir las malezas, son las pulverizaciones selectivas, que reducen significativamente el impacto ambiental.

En los últimos años, el control de malezas en el período de barbecho se realizó casi exclusivamente con el herbicida glifosato, lo que generó un aumento de la frecuencia y de la densidad de especies con menor susceptibilidad este principio activo. Por esa razón, fue necesario emplear mezclas que aumentaron el espectro de control, pero también los costos de producción.

Para enfrentar esta problemática surgieron los equipos detectores de malezas. Mediante luz infrarroja, estas herramientas identifican las especies indeseables desde muy chicas y las rocían con el herbicida mediante una aplicación específica, sin desperdiciar producto en las zonas donde no hay presencia de malezas.

Según recuerdan los técnicos de agricultura de precisión del INTA Manfredi, las plantas reaccionan a todas las formas de luz, pero sobre todo a la luz roja. Los equipos de pulverización selectiva tienen una fuente activa de luz roja que brilla constantemente en dirección al suelo. Cuando la luz se encuentra con material vegetal vivo, la clorofila de la planta absorbe parte de esa luz roja y otra parte la emite como luz infrarroja, que se convierte en la señal que activa los sensores y los mecanismos de pulverización de la máquina.

Una vez identificada la planta de maleza, el sensor envía una señal eléctrica a la válvula que se debe abrir, y un sistema inteligente calcula el retraso necesario para aplicar el producto exactamente sobre la planta, de acuerdo con la velocidad de avance del equipo.

"En el nordeste de la Argentina, a partir de 2012, el área con malezas tolerantes a glifosato comenzó a crecer de manera significativa y llegó al 37 por ciento de la superficie de los campos del CREA Charata. También aumentó el costo de los herbicidas necesarios para controlar estas especies tolerantes a glifosato, para superar los 100U$$/ha", rememora María José Galdeano, asesora del grupo.

"Frente a esa situación, en 2012 comenzamos a probar un equipo de pulverización selectiva para aplicar herbicida solamente en el punto detectado como maleza durante el barbecho. En 2014 ya había 14 equipos en la zona y hoy hay 208 trabajando en la región CREA Chaco Santiagueño, que abarca el oeste de la primera provincia y el este de la segunda", agrega.

"Los logros de siete años de trabajo con pulverización selectiva, combinada con cultivos de servicio, han sido muy importantes: un ahorro en el uso de herbicidas del 73 por ciento en promedio y una reducción de costo en el control de malezas del 33 por ciento en dólares. Simultáneamente, se logró disminuir la superficie con malezas problemáticas del 37 al 13 por ciento, mediante el uso de herbicidas específicos aplicados de manera focalizada a las malezas", enumera.

Además, se redujo 60 por ciento el impacto ambiental de la aplicación de agroquímicos. Este efecto se mide mediante el Coeficiente de Impacto Ambiental, de la Universidad de Cornell, un indicador que hace referencia a los potenciales daños de los productos aplicados sobre las especies vulnerables o a los daños físicos al ecosistema.

María José Galdeano, asesora del CREA Charata
María José Galdeano, asesora del CREA Charata

El índice toma datos de un listado que considera el impacto de cada producto sobre el aplicador, el consumidor y el ambiente; también evalúa la toxicidad sobre plantas, aves, peces e insectos benéficos, y analiza la vida media en el suelo y el modo de acción, además de tener en cuenta los efectos crónicos sobre la salud humana, entre otros factores.

Umbral

En el Chaco, la siembra de maíz se realiza del 20 de diciembre al 20 de enero, lo que determina un tiempo de barbecho extremadamente largo que posibilita el desarrollo de muchas malezas. Frente a esa situación, en el CREA Charata, en combinación con la Universidad Nacional del Nordeste, se compararon tres sistemas de combate: 1) control químico tradicional mediante herbicidas foliares y residuales; 2) control químico con aplicaciones selectivas más herbicidas residuales y 3) uso de cultivos de servicio para generar competencia a las malezas presentes y posterior secado.

Los resultados de esta experiencia mostraron que el manejo tradicional de barbecho tuvo un costo de 117U$S/ha y un impacto ambiental de 166; la aplicación selectiva bajó el costo a 93,8U$Sha y redujo 60 por ciento el impacto ambiental. El uso de cultivos de servicio tuvo un costo de 104U$S/ha y su coeficiente de impacto ambiental se redujo 66 por ciento respecto del tratamiento tradicional.

Estos resultados demuestran que la incorporación de tecnologías de aplicación selectiva y de métodos de control cultural permitan reducir los costos de producción y disminuir significativamente el impacto ambiental del control de malezas como consecuencia de una reducción de la dosis y del número de aplicaciones.

Otros usos

En la práctica, la pulverización selectiva tiene otros usos además del control de malezas en agricultura. "En los primeros tiempos, los equipos se desarmaban luego de sembrados los cultivos; ahora los utilizamos para aplicar insecticidas para controlar ataques en maíces en estadios tempranos. Asimismo, se pueden emplear para aplicar fertilizantes foliares en cultivos sembrados a 50 centímetros entre hileras. También se puede modificar la sensibilidad del equipo para evitar que "lea" un cultivo de soja que recién emerge, y tratar manchones de sorgo de Alepo, u otras malezas de mayor porte", enumera María José.

En ganadería se ha usado con éxito para combatir el renoval en pasturas megatérmicas. En un gatton panic, por ejemplo, se levanta el botalón y se aplica amoninopyralid + fluroxypyr o mezclas de hormonales para eliminar malezas de hoja ancha o el rebrote del monte.

La tecnología tiene un fuerte impacto en ahorro y eficiencia
La tecnología tiene un fuerte impacto en ahorro y eficiencia

Diferencias y tipos

En el CREA Charata, en el sudoeste de la provincia del Chaco, los principales cultivos de verano son maíz y soja, y los de invierno, trigo, girasol (se siembra en julio) y cultivos de servicio. Ocasionalmente se agrega algodón. Las pulverizaciones selectivas en ellos se realizan con equipos Weed Seeker y Weed It. "Ambos hacen un trabajo eficiente y la elección de la máquina depende del costo por sensor y de la financiación que se consiga", relata María José Galdeano, asesora del CREA.

"Los productores grandes adquirieron equipos autopropulsados de 27 a 36 metros de ancho de trabajo, con barrales muy livianos de fibra de carbono, mientras que los chicos y medianos se orientaron principalmente a los de arrastre, de 14 metros", distingue la experta. También hay contratistas que ofrecen el servicio de pulverización selectiva facturando de acuerdo con las hectáreas tratadas.

En las aplicaciones, generalmente se usan mezclas de herbicidas en función de las malezas presentes. "Puede ser glifosato más un graminicida o un desecante más residuales como prometrina o flumioxasim. También se pueden emplear mezclas de productos más caros, residuales u hormonales, que se abaratan al usarse en bajas dosis con estos equipos", describe. Por ser activo, el sistema de aplicación dirigida permite pulverizar de día y de noche con la misma eficacia.

Características básicas

Menores costos

Las pulverizaciones dirigidas reducen los costos de los tratamientos para controlar malezas y disminuyen significativamente su impacto ambiental sobre el sistema. Con el correr del tiempo, también reducen la población de malezas tolerantes a glifosato.

Versatilidad

Son particularmente recomendables en zonas con largos períodos entre la cosecha y la siembra del cultivo posterior, con temperaturas que favorecen el desarrollo de malezas. Inicialmente se difundieron más en el norte argentino, pero luego se fueron adoptando en la región pampeana.

Fácil regulación

La configuración del equipo se realiza de manera sencilla seteando la sensibilidad. Por ejemplo: sensibilidad 1 detecta malezas de dos centímetros y sensibilidades 3 o 4 no detectan plantas pequeñas. Esta flexibilidad permite diferentes usos en los campos.

Doble golpe

Las aplicaciones dirigidas también son útiles para aplicaciones con la técnica del "doble golpe", en las que, después de 15 días de aspersión de un herbicida hormonal, se agrega un desecante. El primer tratamiento se puede realizar en cobertura total, y el segundo, con detector de malezas.

Tiempo y forma

Las pulverizaciones dirigidas son muy eficientes, pero deben ser acompañadas por todos los aspectos que determinan un buen resultado: lo más importante es la aplicación en tiempo y forma, y la elección de los productos adecuados.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.