Tasas más altas, una trampa para el campo