Argentina Exporta. El centro de la estrategia productiva está en las ventas internacionales

Aunque hoy no mueven significativamente la balanza comercial, el Gobierno apuesta a un modelo de desarrollo de pequeños exportadores para que se consoliden y potencien la economía del país
Ana Belén Ehuletche
(0)
30 de mayo de 2019  

El Foro Argentina Exporta se desarrolló la semana pasada en un marco de malas noticias para la economía real: según el Indec, tras once meses de caída consecutiva, la actividad económica se derrumbó 6,8% en marzo en forma interanual y cerró el primer trimestre del año con una contracción del 5,7%; la canasta básica registró un incremento de 2,6% en abril y roza los $30.000 para una familia con dos hijos y, además, las importaciones se derrumbaron mientras las exportaciones crecieron en torno al dos por ciento.

Por eso, en el encuentro que abrió el presidente de la Nación, Mauricio Macri, acompañado por los ministros de Producción y Trabajo, Relaciones Exteriores y Culto, y Transporte, Dante Sica, Jorge Faurie y Guillermo Dietrich, se vivió un microclima en el que jóvenes innovadores y expertos con larga trayectoria en el comercio internacional se transformaron en los protagonistas de una promesa que debe, lo antes posible, arrojar buenos resultados.

"Espero que todos salgan inspirados para dar el siguiente paso. Estoy hablando de animarse a exportar, que más que un paso diría que es un salto", dijo el Presidente al auditorio en el Centro de Exposiciones y Convenciones (CEC) de Buenos Aires, donde coincidieron funcionarios, expertos, empresas y emprendedores ligados al comercio internacional.

Según explicó el Presidente, "muchas grandes empresas argentinas no exportan porque durante muchos años nuestro país le dio la espalda al mundo, con cepos, trabas burocráticas, DJAI, dólar paralelo, mafias, sobreprecios y, finalmente, la falta de institucionalidad; todos problemas que nos convertían en un socio en el cual no se podía confiar y fuimos perdiendo mercados, inversiones y capacidad y eso contribuyó a la inestabilidad macroeconómica, que hasta hoy pone trabas a nuestro crecimiento".

Por eso, Macri instó a los empresarios a emprender, innovar, desarrollar nuevos productos y "hacer de la exportación una parte esencial de sus negocios" al considerar que "nunca la Argentina tuvo tanto impulso exportador y es el momento para desplegar todo nuestro talento".

"Esto no van en desmedro -aclaró- de entender que el mercado interno tiene una importancia crucial, por eso tenemos que seguir dando la batalla por el equilibrio en nuestra macroeconomía, terminar con la inflación, desarrollar el financiamiento porque así vamos a encontrar el verdadero tamaño que puede tener nuestro mercado interno, que va a repotenciar todo este esfuerzo exportador".

En la misma línea, el ministro Sica reconoció que 2018 fue un año difícil y señaló que también lo fue para el Gobierno, que tuvo que "tomar decisiones que en algún punto iban en contra de lo buscado", dijo aludiendo a reintegros y retenciones. Al mismo tiempo destacó que "a pesar de esa coyuntura logramos darle una mirada de largo plazo y consensuar con la Mesa Exportadora, un documento que es la base para construir la cultura exportadora".

El Plan de Desarrollo Exportador, elaborado junto a las 19 cámaras que integran la Mesa Exportadora, apunta a triplicar las exportaciones hasta los US$193.100 millones y cuadruplicar la cantidad de empresas exportadoras en 2030, y se apoya en la apertura de mercados; facilitación de comercio; financiamiento y previsibilidad fiscal; promoción e inteligencia comercial.

Marisa Bircher, secretaria de Comercio Exterior, destacó que desde su área se avanza sobre tres premisas: promoción internacional, facilitación del comercio e inserción inteligente al mundo. "Estamos trabajando para que el comercio exterior sea ciento por ciento online; hoy existen 30 organismos públicos que funcionan en la Ventanilla Única; el Exporta Simple es otra herramienta de facilitación con más de 700 exportadores que llegan a más de 100 mercados con sus productos puerta a puerta sin retenciones ni intermediación, mientras que la interacción es una política de Estado que venimos desarrollando a través del Mercosur en sus proceso de integración con los Tratados de Libre Comercio y también con una Argentina que abrió su agenda internacional con más de 170 mercados y acuerdos de acceso, no solo para agroindustria, sino también para productos del sector industrial como el automotor y el textil, entre otros", describió.

Mientras Juan Pablo Trípodi, titular de la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional (Aaici), sostuvo que "es fundamental que cada vez más empresas crean en sí mismas para poder ser exportadoras, por eso invitamos a muchas que aún no lo hicieron para insertarles el chip exportador dentro del ADN y al mismo tiempo brindarles herramientas claras y concretas, porque creemos que no hay ningún sector definido para mercado externo, sino que todos tienen potencial, es cuestión de encontrar el nicho y trabajarlo".

Las dos jornadas, que contaron con más de 20 oradores nacionales e internacionales, rondas de negocios y talleres segmentados por sector sobre nuevas tendencias de consumo, digitalización del comercio internacional e e-commerce, entre otras temáticas, y más de 3500 participantes, estuvieron atravesadas por la satisfacción que generó la sanción del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento esa misma semana en el Senado.

En ese sentido, Mariano Mayer explicó que el impacto de la ley es doble porque "no solo va a permitir que crezca significativamente el sector en sí, que puede llegar a US$15 millones de exportaciones en cálculos conservadores y duplicar el empleo, sino también porque tiene la capacidad de hacer crecer a sectores más tradicionales de la economía mediante la transformación digital".

Entre bambalinas

"Los sectores de la industria alimenticia de la Argentina llegaron a exportar US$30.000 millones en productos industrializados en 2011, y hoy exportamos alrededor de US$25.000 millones", marcó Daniel Funes de Rioja, titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y justificó la baja por los "problemas que ha tenido la Argentina con su política comercial".

En ese sentido señaló que Copal tiene "realidad y vocación exportadora", por eso reconoció la "importante señal" que representa el compromiso asumido por la Mesa Exportadora, encabezada por el Presidente, y expresó que en las economías regionales es donde más se está sintiendo la necesidad de cobrar impulso exportador.

"En la Argentina exportan alimentos cerca de 1300 empresas. Ese número no ha variado en los últimos años, pero aspiramos a llegar a 5000; está claro que el Gobierno ha tenido una política de apertura de mercados que se reconoce y valora", dijo, y destacó que el próximo paso es trabajar sector por sector en oferta exportable y en diversificación de mercados haciendo una evaluación más detallada y a la par revisar temas estructurales que gravitan de manera negativa como la reforma fiscal -que se pospuso-, las retenciones y la baja de reintegros, que "son señales no positivas respecto de esa aspiración exportadora".

La Unión Industrial Argentina (UIA), otro de los jugadores con peso en la Mesa Exportadora, estuvo representada por su titular, Miguel Blanco, y una nutrida cantidad de miembros. "Ampliar la canasta exportadora, tanto diversificando destinos como productos, es el eje central del desarrollo económico", señaló Diego Coatz, economista jefe de la entidad. "La Argentina necesita generar divisas para afrontar

Por su parte, Nicolás Casanello, abogado especializado en Régimen Aduanero y Comercio Exterior, destacó que en la actual gestión "hay contradicciones muy grandes que conspiran contra los grandes logros que se hicieron en el sector. "Todavía no queda claro cómo se va a aplicar la reducción de los derechos de exportación para las empresas que exporten más que en el año anterior o la medida que elevó de 0,5 a 2,5 por ciento (sobre el valor de la mercadería en góndola) la tasa estadística a las importaciones, que además incluyó productos que no estaban alcanzados, como los bienes originarios del Mercosur", apuntó.

Desde la Fundación Observatorio Pyme, su director, Vicente Donato, opinó que "es correcto el rumbo del Gobierno en cuanto a imprimir especial atención a las exportaciones, como también lo es el énfasis en la simplificación de requisitos para la exportación". "Sin embargo -añadió- estas medidas deberían ser acompañadas por políticas que promuevan las inversiones en modernización tecnológica, como una política de amortización acelerada, que conduzcan a una mayor competitividad internacional de las empresas".

Si bien reconoció los problemas de la macroeconomía, al momento de hacer un balance el titular de Producción y Trabajo insistió en que el rumbo tomado "es el camino para dar el salto de calidad que nos permitirá tener una economía mucho más integrada al mundo, donde tengamos más comercio y volumen de exportación".

El rol de los diplomáticos argentinos en la apertura de mercados

Luego de exponer sobre acceso a mercados en la segunda jornada del Foro, en una rueda de prensa Fernando Oris de Roa, embajador argentino en Estados Unidos, analizó la actualidad de la relación bilateral entre la Argentina y ese país norteamericano. "Anterior al conflicto entre China y Estados Unidos ya había una advertencia sobre los peligros de las inversiones chinas en algunos sectores de la economía argentina como Comunicaciones, Energía Nuclear, algunos puntos estratégicos de Infraestructura y manejo de datos", señaló el diplomático.

"Aunque curiosamente -agregó- son el país que mayor inversión extranjera reciben por parte de China, así que difícilmente puedan objetar que China invierta en la Argentina".

En ese sentido, Oris de Roa destacó que recientemente Estados Unidos sacó una ley que revé qué tipo de inversiones reciben de origen chino en los Estados Unidos "porque ha habido abusos en cuanto a la compra de compañías que tienen cierto nivel de tecnología y manejo de información".

A poco de finalizar el mandato presidencial de Mauricio Macri, Oris de Roa afirmó que el mercado financiero es más transparente, porque se expresa minuto a minuto en la bolsa y reconoció que "el mundo de las inversiones se ha vuelto más cauto".

Si bien asumió que el ritmo de las inversiones descendió particularmente a partir de 2018 por la "volatilidad macroeconómica", aseguró que "las inversiones siguen viniendo" y enseguida apuntó a Vaca Muerta, tras considerar que "está fuera de los efectos de la macroeconomía porque son inversiones grandes y de muy largo plazo; de hecho, están llegando muchas inversiones en las áreas de servicio de las compañías petroleras", afirmó el diplomático.

Además, valoró que recientemente la Corporación para la Inversión Privada en el Extranjero (Overseas Private Investment Corporation - OPIC), la institución del gobierno de los Estados Unidos que brinda financiamiento para el desarrollo, aprobó un préstamo de US$45 millones destinado a la empresa Plaza Logística SRL para la ampliación de infraestructura, y aseguró que hay más de 20 proyectos en proceso de evaluación.

Endeudamiento

Respecto de la incidencia del gobierno de Estados Unidos en el acceso al endeudamiento de la Argentina con el FMI, describió que se trata del mayor otorgado por el organismo internacional y justificó que "la tendencia (de los países) es volver al FMI porque se ha sensibilizado más socialmente, con lo cual es mucho más aceptable contar con su ayuda".

Sobre el préstamo de US$57.000 millones que obtuvo la Argentina en 2018, aseguró que "no cabe duda de que la influencia de los Estados Unidos fue decisiva; es el primer crédito que sale después de seis semanas de haber sido solicitado, un tiempo absolutamente rápido", ponderó.

Y, en ese sentido, contó que mantiene diálogo fluido con Christine Lagarde, la abogada y política francesa que dirige el FMI. "Lagarde es muy histriónica, dice que a la mañana se despierta y sigue la cotización del dólar y lo vive con muchísima alegría y los nervios propios de una actividad como la de prestar dinero", describió Oris de Roa.

"No solo Estados Unidos, Lagarde como política se ha jugado muchísimo a favor de la Argentina", añadió y, consultado sobre la posibilidad de renegociar la forma de pago el próximo año, opinó que "no se pactan las condiciones una vez y uno se va", porque el acreedor quiere cobrar "y nosotros pagar".

"Ya hemos visto cómo se flexibilizaron los términos del crédito a medida que la macroeconomía en la Argentina se comportó de una forma que no era esperada", añadió.

Comercio con diplomacia

"La tarea de los diplomáticos es abrir puertas, asegurar lugares para colocar sus productos, suprimir barreras, ayudar a que puedan llegar a los puertos, ayudar a que tengan un importador, a que estén en las vitrinas y las góndolas de los países que estamos representando", dijo a su vez el canciller Jorge Faurie al abrir el segundo ciclo de conferencias de Argentina Exporta.

Por eso, aseguró a los empresarios argentinos que "las embajadas están para ayudarlos a llegar a otros mercados" y expresó que se sienten orgullosos cuando logran colocar un producto argentino en un nuevo mercado.

"Internacionalizarse y exportar es fundamental: cuando una empresa exporta, su mercado pasa a ser el mundo entero. Así, estamos alertas a lo que el mundo compra y mejoran todos los procesos", destacó Faurie.

Por su parte, Valle consideró que la guerra comercial entre Estados Unidos y China puede abrir nuevas oportunidades para la Argentina y admitió que "así como producir para exportar es una forma de proteger la economía del país, de la misma forma una empresa tiene que proyectarse al exterior para salir de los vaivenes internos".

"No hay una solución mágica para comenzar a exportar masivamente a Estados Unidos", señaló Ortiz de Roa y tomó como ejemplo a Chile, que "tiene más de 30 años de disciplina en su política fiscal, educativa, y le ha dado resultados".

Respecto de la necesidad de atraer inversiones, Juan Carlos Valle, embajador argentino en Vietnam, consideró que "todo lo que el Gobierno hace es una señal al mundo, pero las inversiones también responden al clima corporativo", argumentó.

Valle y Oris de Roa coincidieron al expresar que los resultados de la política exportadora repercuten "casi de inmediato" en el mercado interno, aunque reconocieron que "desarrollar nuevos mercados lleva tiempo y que sería un mejor seminario si no hubiese volatilidad macroeconómica".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.