Negociaciones con la UE. Brasil se mueve con ritmo propio