Economía global. Crecerá al ritmo más bajo desde la Gran Depresión

La OCDE vuelve a rebajar la previsión de crecimiento para 2020 y llama a los gobiernos a aplicar estímulos fiscales
Silvia Ayuso
Ignacio Fariza
Diario El País
(0)
28 de noviembre de 2019  

Para la OCDE, la cuestión climática, la digitalización, las tensiones comerciales y la geopolítica son los cambios estructurales que enfrenta la economía
Para la OCDE, la cuestión climática, la digitalización, las tensiones comerciales y la geopolítica son los cambios estructurales que enfrenta la economía

Los malos presagios sobre la economía global se suceden semana tras semana, informe tras informe: en octubre fue el turno del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ahora le toca a la OCDE. En un clima de creciente tensión comercial, menor demanda privada e inversión lastrada por la incertidumbre, el crecimiento mundial se quedará este año y el próximo en el 2,9%, su nivel más bajo desde la Gran Recesión y casi medio punto por debajo de la media del último lustro.

Un escenario adverso, con correcciones a la baja, del que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) lleva meses avisando y que ha constatado en su informe anual de proyecciones económicas. Por primera vez, el organismo subraya que la ralentización no responde a un "shock cíclico", sino a "cambios estructurales" que los gobiernos siguen sin atender y que se dividen en dos grupos: los que ya se podrían catalogar como clásicos -las tensiones comerciales, pese a las recientes señales de distensión entre Washington y Pekín, y geopolíticas- y dos nuevas variantes: la digitalización y, muy especialmente, el cambio climático, que el ente presidido por Ángel Gurría sitúa como problemas "estructurales" y sobre los que hace un llamamiento especial para que sean atendidos con urgencia.

"Son tiempos preocupantes y los políticos deberían preocuparse. El crecimiento lento está aquí para quedarse, porque lo que está manteniendo bajo el crecimiento son cambios fundamentales en las formas en que funcionan nuestras economías", lanzó al presentar en París el informe la economista jefa de la OCDE, Laurence Boone.

Una cuestión en la que abunda el informe que ella ha dirigido. "El cambio climático y la digitalización son cambios estructurales en marcha para nuestras economías", subraya Boone al comienzo de la última revisión del año de la OCDE. A ambos factores se suma, continúa, que "la política comercial y la geopolítica se están apartando del orden multilateral de la década de los noventa". "Sería un error considerar estos cambios como factores temporales: son estructurales y, en ausencia de una dirección política clara en estos cuatro temas, la incertidumbre seguirá cerniéndose sobre nosotros, dañando las perspectivas de crecimiento".

El organismo carga las tintas contra la "falta de una dirección política" para intentar paliar sus efectos en momentos en que el mundo experimenta un incremento de fenómenos meteorológicos extremos, como huracanes o inundaciones "que podrían provocar disrupciones significativas en la actividad económica a corto plazo, así como daños de larga duración al capital y las tierras, además de provocar flujos migratorios desordenados", enumera Boone. Por eso, insiste, los gobiernos "deben actuar rápidamente", porque "sin una orientación clara en los precios del carbono, estándares y regulación, y sin la inversión pública necesaria, las empresas aplazarán decisiones de inversión, con nefastas consecuencias para el crecimiento y el empleo". "No hacer esas inversiones ahora es aumentar los costos a largo plazo de la transición energética", insistió Boone en rueda de prensa.

El panorama es malo, pero el riesgo de recesión permanece lejano, contrariamente a los lúgubres pronósticos que han ido ganando predicamento en los últimos meses. Pero el resfriado en los principales motores de crecimiento empieza a ser más que preocupante: de entre las grandes economías, el freno es especialmente brusco en la zona euro, que pasará de rozar el 2% de crecimiento en 2018 al 1,2% este año y el 1,1% en 2020, lastrada por sus dos principales polos industriales, Alemania e Italia -"en buena medida, como reflejo de la mayor dependencia del comercio internacional"-; y Estados Unidos, que pasará de rozar el 3% al 2,3% en 2019 y el 2% el próximo ejercicio pese al buen tono general del consumo. La economía china, por su parte, proseguirá su senda bajista bajo el mantra del "aterrizaje suave", aunque la ralentización podría ser más brusca de lo previsto: en 2020 el crecimiento quedará por debajo del 6% por primera vez en tres décadas, lastrado por una guerra comercial con EE.UU. que añade un grado adicional de presión a ambas orillas del Pacífico. En un panorama tan sombrío, India emerge como una de las escasas buenas noticias mundiales, con una expansión que -tras el recorte del último año- recuperará el suelo del 6% en 2020.

La palanca fiscal

Aunque varía notablemente entre países -"EE.UU. tiene más que la eurozona y Japón", subrayan los economistas de la OCDE-, el margen de los bancos centrales para relanzar el crecimiento es cada vez más estrecho. Ante este agotamiento, el club de los 36 países más industrializados del planeta llama a dar un paso al frente en la inversión pública, el que más resistencias está encontrando. "Si el crecimiento y la inflación se ralentizaran más de lo previsto, la política monetaria debería seguir flexibilizándose. Pero [ese movimiento] debería ir acompañado de estímulos fiscales contracíclicos", agregan los técnicos de la OCDE. "Hay una necesidad urgente de acciones más atrevidas para relanzar el crecimiento y los gobiernos deben enfocarse no solo en los beneficios a corto plazo de los estímulos fiscales, sino en las ganancias de largo plazo. La creación de vehículos inversores nacionales podría ayudar a diseñar planes para encarar los fallos de mercado y tener en cuenta las externalidades positivas para la sociedad en su conjunto".

El margen de acción en política fiscal fluctúa, y mucho, de unas naciones a otras. La OCDE cita explícitamente tres casos -Alemania, Países Bajos y Suecia- de naciones con deuda pública en niveles relativamente bajos y la actividad económica picando a la baja, en los que se "podrían implementar estímulos adicionales" y aprovechar "los intereses negativos a largo plazo, que ofrecen oportunidades para afrontar la escasez de infraestructuras y reforzar el crecimiento a largo plazo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.