Opinión. El control como factor de presión