Exportadoras. Las mujeres buscan más oportunidades en el comercio global

Avanzan los programas para brindar mayor capacitación, herramientas y financiamiento a los emprendimientos liderados por ellas, en línea con el programa She Trades del Centro de Comercio Internacional
Ana Belén Ehuletche
(0)
11 de abril de 2019  

Crece la cantidad de países que adhieren a la iniciativa She Trades para darles un mayor rol a las mujeres en la economía, a través del comercio
Crece la cantidad de países que adhieren a la iniciativa She Trades para darles un mayor rol a las mujeres en la economía, a través del comercio Crédito: Shutterstock

Aunque la intervención de ellas en cualquier compañía se asocia con diversidad, empleo de calidad, comercio justo y sustentable, en el mundo una de cada cinco empresas exportadoras es conducida por una mujer, mientras que en la Argentina solo el 40% de las empresarias que han intentado colocar sus productos en el exterior han logrado sostener la operación en el tiempo.

Potenciar redes, compartir buenas prácticas, conocer experiencias, programas y herramientas financieras para llegar a nuevos mercados fue el eje de una jornada organizada por la Secretaría de Comercio Exterior del Ministerio de Producción de la Nación, dedicada exclusivamente a impulsar que más emprendedoras se animen a exportar.

La cartera que conduce, desde su creación en 2015, Marisa Bircher, lleva adelante un programa intenso junto a la Cancillería y la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (Aaici) en línea con la propuesta She Trades del Centro de Comercio Internacional (ITC), que promueve el empoderamiento económico de las mujeres.

"En términos generales, solo el 16% de las empresas a nivel global están lideradas por mujeres, y en la Argentina, dentro de las 450.000 pymes registradas, solo el 9% está a cargo de una mujer en el caso de pequeñas empresas; el 6%, en el de las medianas, y el 8% de las grandes es liderado por mujeres", repasó Bircher.

Y agregó que "solo el ocho por ciento de los proveedores registrados en Exporta Simple son proyectos liderados por mujeres", pero aclaró que lo que podrían ser barreras "son oportunidades que detectamos y vamos abriendo para que más jóvenes se animen".

Arancha González, directora ejecutiva del ITC, a través de un mensaje enviado al auditorio, destacó desde Ginebra la moción que firmaron más de 120 países en el marco del G-20 en la Argentina para integrar mejor a la mujer empresaria en el comercio internacional y asegurarse de que las políticas comerciales sean más sensibles con sus necesidades.

"Desde entonces -contó- muchos gobiernos, empresas, académicos y organismos internacionales han puesto en marcha iniciativas para poner en práctica las recomendaciones y varios acuerdos comerciales recientes han introducido cláusulas e incluso capítulos enteros sobre mujeres y comercio".

Por eso, junto con la causa común que lleva a incluir a la mujer en los espacios de decisión, la experta internacional remarcó que "involucrar más mujeres en el comercio exterior es clave para construir economías más sólidas", y aseveró que las empresarias exportadoras ganan más, pagan más, contratan más y producen más que aquellas que solo operan localmente.

Bajar mandatos

"Durante mucho tiempo se nos ha inculcado a las mujeres que debíamos hacer las tareas de crianza y cuidado de la familia, como si no tuviésemos trabajo, pero la realidad es que por suerte las cosas están cambiando", dijo Griselda López Viegas, secretaria ejecutiva de la Convergencia Empresarial de Mujeres (CEMS). López Viegas celebró que "se está instalando que las empresas deben ser cada vez más inclusivas, que los liderazgos diversos son los que más nos enriquecen y que las agendas que puedan responder a todas las facetas de nuestra vida son justamente las que nos benefician, no solo a las mujeres, sino a la comunidad".

Hace dos años un grupo de mujeres empresarias y líderes de organizaciones formaron la CEMS apoyadas en cuatro pilares: las economías que incluyen a la mujer crecen más y más rápido; reducen la pobreza en menor tiempo; las empresas que apuestan a la diversidad son más productivas y, por último, un dato macroeconómico: eliminar la brecha laboral entre hombres y mujeres aumentaría el 26% del PBI anual.

"Sabemos que una empresa exportadora contrata tres veces más personal y damos por hecho que la empresa de una mujer incluye, es diversa y promueve el comercio justo", señaló López Viegas, y reveló que, según una encuesta de la CEMS, una de cada cinco empresas que exportan pertenece a una mujer, mientras que el 29% de las consultadas respondió que alguna vez exportó, pero de ese porcentaje solo el 40% pudo sostener la operación en el tiempo.

El 16% de los emprendimientos a nivel global son liderados por mujeres. En la Argentina, solo el 9% de las pymes registradas están a cargo de una mujer

"Las limitaciones suelen ser siempre las mismas", apuntó la secretaria ejecutiva de la CEMS. ¿Cuáles son? Según estudios de este colectivo de mujeres empresarias, los obstáculos incluyen las dificultades para llegar al exterior con precios competitivos, el escaso financiamiento y la falta de conocimiento y tiempo para encarar procesos de negociación.

Para sortear estas barreras, desde la Convergencia ponen el foco en la capacitación y desarrollaron dos grupos de trabajo destinados a exportadoras de Moda y Diseño, y Gourmet y Agroalimentos, bajo un mismo brand manifesto: "El producto es el mismo, lo importante es ponerle una historia detrás", explicó López Viega, y adelantó que están elaborando una etiqueta que identifique los productos de las empresas miembros. "Una mayor internacionalización nos obliga a crecer y trabajar para ofrecer productos de mayor valor agregado", asumió la empresaria.

"Trabajamos para contener a las mujeres en su empleo porque si salen no van a regresar o les va a costar llegar a la posición de CEO en la compañía, emprender su propio negocio, ser funcionaria en el gobierno o en una universidad", contó en un video Susan Segal, presidenta y CEO del Council of the Americas, quien destacó que el sector tecnológico se vislumbra como una oportunidad para las mujeres jóvenes, teniendo en cuenta que "es el futuro" tanto a nivel local e internacional y dentro de lo que algunos economistas llaman la cuarta revolución industrial.

A partir de su experiencia de más de 30 años en el rubro, Delia Flores, presidenta del Grupo Empresarial de Mujeres Argentinas (GEMA), expresó que "exportar es jugar en las grandes ligas, implica inversión de dinero y tiempo, por eso no tiene que ver con el valor del dólar o la coyuntura económica, sino con una decisión política, con ser perseverantes y serios para mantener a los clientes".

Otra voz de autoridad, Paloma Lowenthal, que comercializó productos siderúrgicos y maquinaria argentina a Estados Unidos y Brasil entre 1975 y 1998, celebró la inclusión de mujeres en un sector "tradicionalmente manejado por varones". "La mujer es más detallista y el hombre tiene una visión global, por eso, que se complementen y que el Gobierno ayude a que las mujeres exporten me parece maravilloso".

Experiencias y fomento

El programa Mujeres Exportadoras está dirigido a pymes que sean propiedad de o estén lideradas por mujeres
El programa Mujeres Exportadoras está dirigido a pymes que sean propiedad de o estén lideradas por mujeres Crédito: Shutterstock

Las experiencias de Sol y Zulema Dignani, hermanas y cofundadoras de The Dignani's (marca de diseño que tiene como producto insignia los pañuelos), Victoria Cornejo, fundadora de Sudestada Sounds (una agencia de promoción de artistas musicales argentinos) y Luciana Frascogna, socia gerente de Otowil (una empresa de cosméticos), captaron la atención del auditorio colmado por un centenar de mujeres.

Desde tener que investigar qué es un pallet al momento de concretar el primer envío a otro país, comprender que un prospecto debe traducirse al inglés en el mismo momento en que se lo está exponiendo en una feria internacional o dimensionar el magnífico mercado que representan los millennials en Japón, todas las anécdotas fueron lecciones de éxito de mujeres emprendedoras que se animaron a exportar.

Alejandro Wagner, director general de Comercio Internacional de la Aaici, apuntó a las plataformas online como "una credencial para mostrar que la empresa está preparada para salir al mundo" y añadió capacitación y promoción como pasos básicos.

Además, valoró el trabajo con las entidades de crédito para mejorar las líneas de financiamiento y transformarlas en "aliadas", ya que hoy la Argentina solo financia el 13% de las operaciones de comercio exterior.

Por último, en un panel sobre finanzas integrado por Alejandra Cohen, subgerente general de Negocios del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE); Ana Saffirio, coordinadora de Micro y Pequeña Empresa del Banco Ciudad, y Sabina Ozomek, gerente general de Garantizar, las especialistas explicaron las principales herramientas disponibles que fueron pensadas para facilitar las operaciones transnacionales de mujeres.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.