La agenda de los importadores se resume en tres palabras: permisos, pagos y dólares