El "efecto puré" agregó presión a las reservas

Sube la demanda de dólares por la ganancia que se logra al vender en el mercado negro divisas tomadas en el oficial
Javier Blanco
(0)
19 de octubre de 2019  

La cotización del dólar se derrumbó 3,3% ayer en el mercado paralelo al irrumpir en ese circuito una corriente de oferta por parte de personas que descargaron allí billetes comprados en la plaza oficial, en procura de capturar una diferencia de precios que había llegado a superar anteayer el 11 por ciento.

"Hacía mucho tiempo que tanta gente no me preguntaba precio o me ofrecía vender... fue como un volver a vivir", confesó a LA NACION uno de los tantos "arbolitos" que se ofrecen por voceo a operar divisas en el microcentro porteño.

La operatoria, a la que en la prolífica jerga financiera local se denomina "puré", hizo crecer la demanda minorista oficial de dólares, según admitieron en bancos y agencias de cambio.

Así derivó en un aumento en la erosión que sufren las reservas del Banco Central (BCRA) por esa vía, que ayer registraron su mayor retroceso de la semana al caer en US$146 millones en términos brutos: quedaron en US$47.448 millones. De este modo ya acumulan 57 días consecutivos en retroceso con una pérdida que llega a los US$20.230 millones (-30%) desde las primarias.

Sin embargo, inquieta que esta baja pasó a estar apoyada en los últimos días, por la dolarización electoral, sobre las reservas netas o del BCRA, que, según estimaciones de mercado, están próximas a quedar debajo de los US$11.000 millones.

Los riesgos del regreso de esta operatoria, de moda en los tiempos de cepo kirchnerista, habían sido advertidos en las últimas horas por los operadores, tomando en cuenta el salto del 7,5% que había mostrado la cotización del dólar blue en las dos ruedas de negocios previas.

La estimación era que, quien lograse comprar el cupo de US$10.000 permitido por mes por ventanilla oficial, si se apresuraba a descargar esa tenencia en el mercado cambiario negro, lograría atrapar una ganancia de unos $70.000 en promedio.

Al parecer la cifra resultó tentadora para muchos que ayer se lanzaron a realizar la maniobra, aunque sufrieron un recorte de hasta 5% en la renta que buscaban, porque al descenso de $66,50 a 64,75 que registró el dólar blue comprador (el vendedor cayó de $67,50 a 65,25) se sumó la suba de $60,58 a 60,73 que tuvo en el día el dólar oficial promedio, según el relevamiento que realiza a diario el BCRA.

Todo sucedió al cabo de una jornada en la que el ente monetario debió aportar, por segunda vez en la semana, casi un tercio de las divisas que se transaron de contado. "El Central se volvió a transformar en el principal abastecedor de una demanda que no tuvo respuesta suficiente del lado de la oferta genuina", describió Gustavo Quintana, de PR Cambios. "Con un volumen pactado que creció 30% en relación con la rueda previa y llegó a los US$473 millones, al BCRA no le quedó otra que vender casi US$150 millones para mantener el precio bajo control", agregó su colega Fernando Izzo, de ABC Cambios.

Las brechas, otra presión

A su vez, la demanda reprimida de dólares, por las restricciones dispuestas a empresas desde comienzos de septiembre, se vuelca cada vez más a conseguir las divisas arbitrando monedas mediante la compraventa de activos bursátiles.

Esto derivó en aumentos del 6 al 8% durante la semana en los demás precios libres del billete, que cerraron ayer nuevamente por encima de los $70 (quedó a $70,87 en promedio el dólar bolsa -bajó 0,4% en el día- y a $73,84 el dólar fuga, que se mantuvo muy firme y llegó a tocar los $75 en algún momento del día). Por esta razón "el peso medido contra 'contado con liqui' resultó ser la peor moneda de la semana en el mercado mundial", reparó ayer el economista Nery Persichini, de GMA Capital.

Así, las brechas con el mayorista oficial (que quedó en $58,35) se mantienen arriba del 20%: van del 21,5 y al 26,6%, en cada caso.

"Estas brechas actúan como el verdadero termómetro demostrativo de una mayor dolarización preelectoral y reflejan los temores a mayores restricciones cambiarias a partir del '28-O' ante el continuo drenaje de reservas y depósitos, por lo que seguirán en alza", explicó el analista Gustavo Ber.

"Todo apunta a que el BCRA tendrá que hacer mayores esfuerzos para mantener la cotización oficial del dólar a raya, por la presión que deriva de las alzas que vienen experimentando las cotizaciones alternativas del billete. Todo esto lo único que muestra es que para el mercado la espera se hace cada vez más tensa", explicó el consultor Roberto Drimer, en clara alusión a las definiciones que deben surgir de la política.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.