EE.UU. pisa el acelerador y elude el enfriamiento de la economía global