El Gobierno admite que el déficit fiscal del 2017 será superior al que preveía originalmente

Por el pago a los jubilados fijará una meta cercana al 4%, frente al 3,3% estimado previamente en el presupuesto que enviará al Congreso el mes próximo
Martín Kanenguiser
(0)
26 de agosto de 2016  • 11:28

El Gobierno admite que el déficit del año próximo será mayor al 3,3 previsto originalmente y proyectará cerca del 4% en el presupuesto que enviará el mes próximo al Congreso.

Fuentes oficiales precisaron a LA NACION que el pago a los jubilados contemplado en la ley de “reparación histórica” aumentará en un 0,6% el rojo del Estado el año próximo. Sin embargo, ratificaron la meta del déficit primario del 4,8% prevista para este año, que en parte se cumplirá por el recálculo efectuado en el PBI meses atrás.

El investigador principal en temas fiscales del Cippec, Walter Agosto, dijo que “el recalculo del PBI le da un margen adicional de 35.000 millones de pesos al Gobierno que le permitirá alcanzar la meta del 4,8 por ciento, ya que de otro modo sería difícil de alcanzar" y consideró que lograrla dependerá en buena medida respecto del éxito del blanqueo.

“El Gobierno hasta ahora fue más drástico en lo cambiario y lo monetario, mientras que fue gradualista en el plano fiscal; ha tenido particularmente una actitud equivocada en el tema de los subsidios, lo que le hará perder tiempo y recursos”, agregó el ex ministro de Hacienda de Santa Fe.

Respecto del 2017, expresó que “la meta del 3,3% directamente no se puede cumplir, porque no han existido modificaciones de fondo en el gasto público y difícilmente en un año electoral esto cambie”. Para agosto, el gasto por las jubilaciones agregará un punto porcentual anual de déficit al PBI, por lo que el rojo de las cuentas públicas podría llegar al 5 por ciento.

No hay mucho espacio para reducir la expansión del gasto fuera del rubro subsidios y el déficit de empresas públicas

“La diferencia con otros episodios del pasado es que en esta ocasión el déficit se puede financiar, porque el país retomó el acceso al crédito”, aclaró.

El director de Prefinex, Nicolás Bridger, consideró que “el Gobierno ha estabilizado el déficit primario en términos del PBI, después de casi cinco años consecutivos de un deterioro en esa variable”.

El kirchnerismo pasó de un superávit primario del 4% en 2005 a un déficit primario del 5,4% en 2015.

El analista admitió que “es difícil que el déficit se reduzca este año, teniendo en cuenta la mala performance de la recaudación por la merma en la actividad económica, gastos que estuvieron planchados el primer semestre, como los de capital, que probablemente tomen ritmo durante el segundo semestre”.

Por otro lado, indicó que “no hay mucho espacio para reducir la expansión del gasto fuera del rubro subsidios y el déficit de empresas públicas”. La clave para que el déficit pueda reducirse “es que la economía retome dinamismo”, concluyó. Prefinex estima un déficit primario del 4,3% este año y del 4% el próximo.

El desafío de reducir el déficit

Un informe de la consultora Ledesma destacó que los resultados registrados desde enero “si bien están en línea con una meta oficial de déficit primario de 4,8% del PBI para 2016, no lo están con una de reducción genuina del déficit primario del sector público nacional no financiero”.

“Dado el recálculo aplicado por el Indec sobre el PBI, el rojo primario registrado en 2015 asciende ahora a 4% del PBI. Ergo, para lograr un ajuste de la magnitud que se manejaba a inicios de 2016, el resultado primario 2015 debería estar bien por debajo de 4% anual”, se indicó.

Esto no parece posible “a la luz de los datos de los primeros siete meses, por un gasto público que, por cuestiones estacionales, tiende a aumentar más fuerte y por encima de los ingresos durante el segundo semestre y sobre todo en el último trimestre, y por el reciente fallo de la Corte Suprema”, que frenó el aumento de la tarifa de gas, se aclaró.

Para 2017, la consultora proyecta un déficit de 3% al 4%. Así, el año próximo, “se volvería a un nivel de déficit en términos del PBI comparable al de 2015 y habrá que ver si a partir de 2018 hay o no ajuste fiscal”.

Rodrigo Alvarez, director de la consultora Analytica, consideró que “el Gobierno en materia fiscal hace lo que puede, no lo que quiere: con un déficit fiscal récord y con presión tributaria muy elevada intenta un camino al ordenamiento fiscal que combina reducción de impuestos con moderación del gasto. Al mismo tiempo estableció una nueva relación con las provincias en las que le devuelve coparticipación y les reduce las transferencias discrecionales. Con estas limitaciones, logró que en los primeros 7 meses del año los ingresos crezcan a la par del gasto, un 27%, quebrando una dinámica explosiva”.

Para Alvarez, “este año, con los datos de los primeros 7 meses, el Gobierno tiene margen para expandir el gasto cinco puntos porcentuales por encima de los ingresos y cumplir el programa fiscal; para el año que viene esperamos que el déficit se estabilice en términos nominales, lo cual permitirá una caída más pronunciada en relación al PBI”.

Maximiliano Castillo, director de ACM, sostuvo que “la dinámica fiscal a corto plazo ha mostrado una mejora relativa, principalmente como resultado de la contención del gasto público en algunas partidas específicas, como los recursos destinados a la obra pública y a los subsidio; la contención puntual del gasto le ha permitido al Gobierno reducir el desequilibrio fiscal en términos reales e implementar algunas medidas de reducción de impuestos”.

Para el economista, “el Gobierno tiene el margen de maniobra suficiente para alcanzar su objetivo presupuestario este año de un déficit primario de 4,8%, mucho más si el blanqueo finalmente resulta mejor a lo esperado por las autoridades y no se extiende el limite a la corrección de las tarifas a otro tipo de usuarios o servicios”.

Sin embargo, advirtió que “la pauta de un déficit primario de 3,3% del PBI para 2017 luce de muy difícil cumplimiento, debido al impacto negativo de una serie de medidas, cuyo efecto fiscal pleno se sentirá el año próximo”.

Por esta razón, no descartó que “al momento de presentar el Presupuesto Nacional para el año próximo las autoridades sinceren esta situación o, como mínimo, den pautas más concretas de cómo estiman cumplir con la meta estipulada”.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.