El rol de Microsoft en la compra de Dell aún es una incógnita