Thomas Russo: “El mercado es emocional: juega todos los días con tu psicología”

Rendimientos - Cómo elegir una cartera: el fundador del poderoso fondo Semper Fund asegura que la clave para generar riqueza son las apuestas a largo plazo y recomienda aprender a manejar las emociones a la hora de definir las inversiones
Javier Frachi
(0)
4 de enero de 2017  

Thomas Russo
Thomas Russo

Thomas Russo estudió historia y abogacía. Pero luego comenzó a interesarse y a apasionarse por los negocios e inversiones tanto que llegó a tener clases con Warren Buffet. Fue analista de inversiones de renta fija y trabajó en el fondo Sequoia Capital, y ahora administra el propio, Semper Fund, con el que es responsable de una cartera de inversiones por US$ 9000 millones.

Russo pareciera saber lo que hace: desde 1984, su fondo genera un rendimiento anual de 14,7%, cuando el índice S&P 500 –que sigue la variación de las 500 empresas líderes de los Estados Unidos– generó el 10,8 por ciento. Pocos logran este buen trabajo durante tanto tiempo.

–Vivió varias crisis económicas, ¿cómo está viendo el mundo y los mercados de hoy?

–Creo que la última crisis, a comparación de las anteriores que viví, trajo varias cosas que considero poco saludables. Primero, el poder financiero convenció al poder político, ambos alejándose de su rol fundacional de pensar en el bien común y ejercer el capitalismo. Se creyó de manera provocadora que los beneficios fiscales traerían un efecto de derrame de riqueza que no existió, sino que el “dinero fácil” gracias al “apalancamiento” era “el” camino. Segundo, esta cultura destruyó el uso fundamental y los valores del capitalismo; hoy un banquero es visto como un villano, cuando debería ser visto como una persona sana para la sociedad, la innovación y el desarrollo de los negocios. Y tercero, y esto es lo que más me preocupa: perdimos la confianza entre cada uno de nosotros. Estamos en sociedades divididas.

–¿Estamos ante un cambio del capitalismo?

–Eso no lo sé. Lo que sí sé es que destruimos los dos pilares fundamentales de este sistema: la confianza y las tasas reales positivas. La confianza lleva años crearla y mantenerla, pero perderla lleva menos de cinco minutos. Esto se aplica tanto a un país emergente como a una persona en el mundo desarrollado. Y perder una tasa real positiva es como desafiar o quebrar la ley de la gravedad.

–Cuando analiza inversiones en mercados emergentes, ¿le presta atención a la política?

–¡Claro! Es muy importante, y hoy se está volviendo necesaria una visión de ella en los mercados desarrollados. La política es muy importante de analizar a la par de la tasa de riesgo, porque es la tierra, buena o mala, donde va a crecer y crear la empresa. Por ejemplo, miro si hay políticas de largo plazo, si hay crecimiento poblacional, la evolución en el tiempo del PBI per cápita, y el estado y las consecuencias de la corrupción en esos países.

–¿Cómo convive con la incertidumbre de invertir en países emergentes?

–En verdad convivo poco. Los directores de las empresas donde somos accionistas la manejan por mí. Empresas como Heineken o Nestlé tienen más experiencia y equipos que conocen estos temas mejor que yo. Mi rol como un profesional que administra la riqueza de otras personas es elegir y estudiar bien a los directores, sus intereses. En mi caso, si invierto en los mercados emergentes lo hago a través de empresas globales que estén dentro de mi círculo de competencia.

–Hay una tendencia en la sociedad de querer ser rico muy rápido. ¿Qué opina habiéndolo logrado?

–Hay una frase muy popular acá: “Quien un día se levantó exitoso tuvo una noche muy complicada”. Coincido en el diagnóstico de que a los jóvenes se les dice que pueden ser ricos de forma rápida y casi sin riesgos, pero eso está lejos de la realidad. Llegar a tener un muy buen patrimonio lleva muchos años de esfuerzo, y también hay que preguntarse cuál es el sentido de tener tanto, para qué. La fábula de los tres chanchitos retrata bien el proceso de que para tener un buen patrimonio se requiere esfuerzo y aprender de los errores y virtudes. Llegar a ser millonario requiere esfuerzo, paciencia y perseverancia.

–¿Es importante educarse en finanzas?

–Sí, sobre todo en los más jóvenes. Deben salir del colegio con una noción de qué es y cómo ayuda o quita el interés simple, compuesto, saber tener un balance entre gastos e ingresos… Pero, sobre todo, deben salir con la idea de que el esfuerzo es un juego de largo plazo y que es importante tener fe. Creer que el futuro es abundante para todos.

–¿Qué lecciones aprendió a lo largo de su carrera como inversor?

–Varias. La primera es que el juego del corto plazo te hace sentir muy inteligente, pero jugar el partido a largo plazo es lo que genera riqueza. Segundo, aprendí a tener una cartera de inversión con pocas acciones, no más de 13, y tener un gran conocimiento sobre ellas. Tercero, me declaro ignorante en temas que no sé y me siento a estudiar y preguntar. Es importante saber las limitaciones que tiene cada uno. Y cuarto, aprendí de las emociones, este negocio de las finanzas es emocional. El mercado juega todos los días con tu psicología.

–¿Qué aspectos mira al comprar un negocio?

–Primero, investigo un negocio que esté en mi círculo de competencia, que en mi caso es consumo masivo. Luego leo mucho sobre la empresa, llamo a sus proveedores, estudio cada uno de los balances y me junto con los directores. Generalmente, busco compañías con una ventaja competitiva clara y que cumplan positivamente con cuatro preguntas básicas: ¿la empresa genera flujos de dinero positivos? ¿Tiene capacidad de reinvertir ese dinero en tasas más altas o donde haya mayor crecimiento? ¿La administración tiene la capacidad de sufrir hasta que lleguen los frutos o privilegiará una buena nota de un analista? Y la última pregunta es una que hace Warren Buffett mismo: ¿y ahora qué es lo peor que puede pasarme?

Mini bio

Formación

Thomas Russo estudió historia y abogacía, pero se especializó en finanzas

Carrera

Trabajó con Sequoia Capital y ahora administra su propio fondo, Semper Funds, con inversiones por US$ 9000 millones

Filosofía

“La mayoría de la gente en Wall Street son cazadores, y yo me consideron un granjero”

El autor de la entrevista es analista de inversiones y profesor de la Maestría en Finanzas de la UTDT.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.