En América latina, los seguros tienen una oferta excesiva

Para el ejecutivo de la aseguradora norteamericana, más de la mitad de las firmas locales va a desaparecer por falta de capacidad financiera
(0)
26 de marzo de 2000  

"El mercado de seguros en la Argentina es el más grande de América latina, después de Brasil. En los últimos cinco años se ha vuelto más profesional, más competitivo y más libre. Creo que se está moviendo en la dirección correcta, pero todavía son muchas las compañías aseguradoras para un mercado de este tamaño." Esta evaluación le pertenece al Managing Director Latin American Zone Officer de Chubb Corporation, Gary Petrosino, un norteamericano nacido hace 43 años en Nueva York y que reside en el Estado de La Florida desde hace seis años y medio al mando de la oficina regional. La compañía, que desembarcó en la Argentina en 1995, es la cuarta aseguradora más grande de los Estados Unidos y una de las once mayores del mundo.

"En este momento, hay unas 220 empresas y, para un mercado de este tamaño, bastaría con tener menos de la mitad -continuó-. Las compañías que van a desaparecer son las que no estén en condiciones de competir porque no tengan fuerza ni capacidad financiera. No necesariamente tienen que ser las argentinas, puede ser cualquiera."

Especialización

Según Petrosino, uno de los pasos positivos hacia la profesionalización del sector fue la menor influencia de la participación estatal (que se dio con la desaparición del Instituto Nacional de Reaseguros, Inder). Otros fueron, a su juicio, "la estabilidad económica y su potencial crecimiento, y la estabilidad política. Eso comenzó en Chile a principios de los ochenta, y otros países se fueron sumando en la última década:Colombia, México, la Argentina y ahora Brasil. Mi impresión es que América latina se sumó a la tendencia de apertura que rige en el mundo, pero no sólo en materia de seguros."

Entre las muchas compañías multinacionales del ramo que llegaron a la Argentina, Chubb es una de las que permanecen desconocidas para el gran público. "Es que somos una compañía especializada -justificó Petrosino, que este año cumplirá 22 años en la firma-. Nuestra estrategia está en trabajar con nichos: brindamos servicios especiales para clientes especiales. Aquí trabajamos principalmente con transporte marítimo, comercio exterior, instituciones financieras y telecomunicaciones."

Las ramas de la empresa presentes en nuestro país son dos: seguros generales (aviación corporativa, responsabilidad civil de directores y gerentes, premios relacionados a promociones y concursos, cancelación de espectáculos y responsabilidad civil de operadores portuarios, entre otros) y fianzas y garantías (en obras y suministros públicos y privados y garantías aduaneras).

El ejecutivo no tuvo reparos en calificar a la compañía de "selectiva". El presidente de Chubb Argentina de Seguros, Herman Weiss, explicó por qué:"En seguros, hay dos opciones:dedicarse a los commodities o a los productos especiales. El primer sector se maneja por volumen, y la calidad está en el manejo de ese volumen, no en el producto. Nosotros, en cambio, somos una compañía de calidad en los productos y los servicios, pero no tenemos volumen porque ése no es nuestro negocio. Los grandes mercados no nos interesan porque están en todos lados y sólo se compite por precio".

Otra cobertura

Weiss admitió que "nuestra prima puede ser más cara. Pero como estamos especializados, conocemos las necesidades de nuestros clientes y por eso nuestra cobertura puede ser más amplia y tener menos restricciones". La apuesta más reciente, lanzada el 14 del actual, es un seguro para bienes de alto valor. El producto se llama Masterpiece y cubre bienes inmobiliarios y mobiliarios, obras de arte, joyas, accidentes personales y del personal doméstico y responsabilidad civil privada.

La Argentina es el primer país de América latina donde se presentó Masterpiece. Próximamente, le seguirán Brasil y México. "Este proyecto comenzó en Estados Unidos hace 20 años y luego lo exportamos a Canadá, Australia yEuropa. No es para ricos, sino para profesionales que alcanzaron cierto nivel de riqueza personal", aclaró Petrosino con una sonrisa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?