En EE.UU., cada vez menos firmas se reparten el pastel