En el 25% de los hogares hay personas con discapacidad y pocas logran trabajar

Aunque su situación no interfiera con las tareas por hacer, frecuentemente quedan afuera del proceso de
Paula Urien
(0)
8 de diciembre de 2019  

"A veces, cuando me tomo el subte, alguna persona bien intencionada me ayuda a bajar las escaleras y se sorprende porque lo puedo hacer bien. Me pregunto entonces qué diría si me viera cambiar a mi bebé", contó Mirna Gamarra en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad (el 3 de este mes) durante la 4° Jornada Internacional de Diversidad e Inclusión, organizada por la Red de Empresas por la Diversidad (RED) de la Universidad Torcuato Di Tella.

"Siendo una persona ciega, tengo excelente autonomía, buena predisposición para aprender y me adapto fácilmente a los ambientes de trabajo", dice su CV. Y tiene razón. Su experiencia incluye trabajos como actriz; es cofundadora y presidenta de la cooperativa "En buenas manos", donde coordina el servicio de masajes, y también hace testing en accesibilidad web en Arbusta.

Hay algo en la palabra discapacidad que hace ruido. Hace referencia a la negación de la capacidad. Es por eso que los expertos recomiendan hablar de persona con discapacidad motriz o auditiva o visual, por ejemplo, una expresión que no habla de la falta de capacidad para realizar un trabajo con excelencia.

Sin embargo, hay prejuicios. Una encuesta de la firma Adecco a la que respondieron representantes de 1100 empresas en la Argentina, muestra que 9 de cada 10 afirmó que las personas que tienen alguna discapacidad no cuentan con las mismas oportunidades laborales que el resto de la población. El 59% respondió que toma personal con discapacidad y el 41%, que no lo hace. De este 41%, el 56,75% dijo que "nunca se planteó el tema" y también que no tiene la infraestructura adecuada o puestos adaptados.

El estudio nacional sobre el perfil de las personas con discapacidad elaborado en 2018 por el Indec arrojó que el 10,2% de la población de más de 6 años tiene algún tipo de dificultad, y que en el 25% de los hogares vive alguien con alguna discapacidad.

Con respecto a los indicadores laborales, hay una tasa de desocupación del 10,3% de quienes están en la población económicamente activa, y una tasa de inactividad del 64,1%. Entre los inactivos están los que ya no buscan trabajo porque no encontraron y bajaron los brazos.

Entre los que tienen alguna dificultad, quienes tienen una discapacidad visual son el 13,7%; los que tienen discapacidad auditiva, el 11%; solo mental o cognitiva (7,5%). El 44,8% tiene problemas a causa de una enfermedad y el 16,7%, por accidentes de tránsito o domésticos.

Según cálculos de la OIT, la exclusión de las personas con discapacidad del mercado de trabajo "supone un gran derroche de potencial que conlleva una pérdida del PBI de entre 3 y 7 por ciento".

Si algo llama la atención del estudio de Adecco es que solo el 1% dijo que se espera de este colectivo de personas un menor rendimiento laboral y mayor ausencia por motivos médicos, por lo que se prefiere no contratarlos. Pero, por otro lado, el 10% de las 1100 empresas encuestadas tiene una percepción negativa de las personas cuyas capacidades "salen de la norma", según una de las conclusiones del estudio.

Empresas en RED

"La desigualdad es el principal desafío de la humanidad en su conjunto", dijo Juan Gabriel Tokatlian, vicerrector de la Di Tella durante la apertura de la jornada llamada "Interseccionalidades, la múltiples coordenadas que nos habitan".

¿Qué significa interseccionalidad? Una palabra tan compleja como su significado. "Se trata de la diversidad dentro de la diversidad", explicó María José Sucarrat, directora de la RED, que ya cuenta con 58 empresas adheridas. Como ejemplo, llevó adelante un ejercicio. Una plancha de stickers redondos, de diferentes colores, debía ser utilizada por cada uno de los presentes si se respondían afirmativamente a algunas preguntas, como por ejemplo. ¿tuviste que esconder tu verdadera dirección del CV? O ¿alguna vez te sentiste discriminado/a por edad en el trabajo? El resultado fue que algunas personas terminaron con varios puntos de colores en sus solapas, como muestra de que la discriminación -o las etiquetas- se dan muchas veces en cantidad. Una mujer que vive en un barrio de emergencia, que ya peina canas, que es madre y que tiene alguna discapacidad, tendrá por lo menos 4 puntos de colores en su solapa, por ejemplo.

El estudio sobre discapacidad del Indec muestra que el 59% de las personas con discapacidad tiene una sola dificultad y el 30,5% tiene dos o más dificultades, aunque la discriminación puede venir también por razones de edad, color de la piel, orientación sexual, etcétera.

"Cuando iniciamos la RED, en 2013, la práctica más importante que el sector llevaba adelante eran las actividades de sensibilización Hoy el panorama es otro. Las empresas empiezan a diseñar estrategias de diversidad e inclusión y planes de acción más sólidos", contó Sucarrat. Sin embargo, dijo que "sigue siendo tema pendiente de la agenda empresarial la discapacidad, ya que se observan muy pocos avances en la inserción laboral", agregó.

Hay algunas iniciativas que suman. "HSBC, a nivel global, apoya la campaña Purple Light Up, un movimiento global para ayudar al empoderamiento económico de personas con discapacidad", cuenta Mabel Rius, directora de RR.HH. para la Argentina y Latinoamérica de HSBC.

Entre varias acciones, el banco hizo una encuesta entre los empleados para saber si tenían familiares a cargo con discapacidad. Y buscaron una forma de facilitarles los trámites que se requieren para cuidarlos. También hubo una campaña con los clientes para comentarles los beneficios que tienen al contratar a personas con discapacidad, además de entrenamientos para la atención inclusiva en las sucursales. Fernanda Fabbiano, quien lidera la estrategia de diversidad, dice que "también hay beneficios impositivos, como la deducción del 70% del impuesto a las ganancias y la exención del 50% de las contribuciones patronales por un año, por contratar a personas de grupos laborales protegidos".

En Accenture existe un programa que se llama "Sin barreras", de inserción laboral de personas con discapacidad. Se trabaja con distintas organizaciones que sugieren perfiles de personas empleables. "El programa arrancó hace más de 10 años y tenemos 97 personas con discapacidad en la nómina", explica Federico Welsh, director de Recursos Humanos. "El pilar es demostrar que la discapacidad no es una limitante para trabajar y que, con los recursos adecuados, se puede trabajar en igualdad de condiciones".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.