En el primer contacto con el FMI, Nielsen reclamó un trato justo

Guillermo Nielsen y Alejandro Werner flanquean a un académico de la Universidad de Miami
Guillermo Nielsen y Alejandro Werner flanquean a un académico de la Universidad de Miami
El economista del Frente de Todos compartió un encuentro con Alejandro Werner, jefe del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo; advirtió sobre los vencimientos de la deuda
Lucila Marti Garro
(0)
9 de noviembre de 2019  

MIAMI.- Guillermo Nielsen, asesor económico del nuevo gobierno, habló ayer frente a un puñado de inversores en la Universidad de Miami, donde compartió el panel con el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner.

En un discurso amigable a los oídos del inversor, Nielsen sugirió que los líderes deben preparar sus fondos para invertir en la Argentina. "Hay mucho valor escondido en la actual crisis. Ya hemos estado en situaciones difíciles y saldremos cuanto antes lleguen las inversiones. Queremos que nuestros inversores sean nuestros socios, que nos ayuden en nuestro proceso de crecimiento, porque crecer es la única forma sostenible que nos hará cumplir con nuestras obligaciones financieras", definió.

Habló de oportunidades más allá de los riesgos y se mostró con confianza para que la economía tome un nuevo rumbo. "Sí, hay una gran crisis en la Argentina ahora. Con una deuda de más del 90% del PBI, con un gigantesco préstamo insostenible del FMI. Pero también hubo una gran crisis hace 18 años, y esa experiencia nos ayudará a manejar la actual constructivamente", aportó.

La reestructuración de la deuda fue uno de sus ejes principales. "Ahora tenemos más de 300.000 millones en deuda externa, de los cuales el FMI ya desembolsó 44.000 millones. No solo fue un programa sin precedente. Este programa fue excepcional desde el día uno, como no se hizo en ningún otro país. No fue concebido como un financiamiento típico, esto fue una ayuda masiva al presidente Macri para que pospusiera el default hasta después de las elecciones. Y el gobierno entrante tendrá que tratar con las consecuencias. El nuevo gobierno espera ser tratado justamente, esto significa bajo el mismo estándar con que se trabajó para ayudar a Macri. No queremos un doble estándar", definió mientras el ejecutivo del FMI escuchaba desde su silla.

A su vez, habló de la reestructuración de la deuda y marcó algunas diferencias con la crisis de 2001. "Hay aspectos más fáciles y otros más difíciles. Lo más destacable es que en esta crisis no hay tenedores minoristas, comparado con tener medio millón de tenedores de bonos en Italia, Japón, Alemania, Austria, Suiza. Eso hoy no está presente. Esta es una reestructuración que va a requerir una negociación entre profesionales", argumentó.

Otra diferencia que recalcó es que la deuda local en pesos en 2001 era prácticamente inexistente. "Hoy no, hoy es el primer camión que se nos viene encima. Vamos a tener vencimientos por aproximadamente 15.000 millones de dólares entre ahora y mayo del año próximo. Esto no tiene precedente. Esto nunca pasó. Estamos trabajando muy activamente con los tenedores, pero son situaciones muy disímiles. Hay sectores regulados, institucionales, que tienen matices en sus condiciones, y ahí sí algunos minoristas. Es muy complejo, pero estamos tratando de llegar a una solución lo antes posible. Estamos empezando a trabajar la parte en dólares tanto nacional como internacional jugando un poco con los modelos de sustentabilidad aplicados a la deuda neta. En la Argentina es muy importante la deuda que está en posesión de sectores del gobierno, básicamente Anses y Banco Central. Nos llevó bastante trabajo llegar a la deuda neta, estamos trabajando tratando de imaginar las soluciones más rápidas posibles", informó.

A su vez, fue cauto en dar definiciones y soluciones, si bien dejó en claro que por ahora la Argentina tiene un problema de liquidez, pero no de solvencia.

"Quienes estamos asesorando al presidente electo estamos tratando de minimizar daños. La determinación del presidente electo es que la reestructuración de la deuda empiece un camino de resolución lo antes posible, dentro de las limitaciones formidables que presenta hoy la economía argentina. El país no tiene un nivel de reservas tal que pueda laxamente encarar todo esto. Hay pocas reservas, hay un déficit muy grande, habrá que manejar con mucha muñeca. Para muchas preguntas hay que esperar", les dijo a los inversores.

Nielsen aseguró que, desde la concepción del nuevo gobierno, la Argentina necesita imperiosamente desarrollar otro sector de alternativa de generación de dólares y empleo, de la importancia del sector agropecuario. A su vez destacó que se busca potenciar Vaca Muerta y adelantó que en menos de un mes el gobierno entrante presentará un nuevo marco legal. Se mostró optimista sobre las oportunidades de negocios que van a generarse, como construcción, infraestructura, plantas petroquímicas, y la creación de miles de puestos trabajo. "Somos optimistas en el potencial del negocio a futuro", sostuvo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.