En el tintero, un blanqueo sin costo para los trabajadores no registrados

Juan Carlos Cerutti
(0)
1 de junio de 2014  

Desde hace décadas, los gobiernos han intentado combatir el flagelo del empleo en negro o sin registrar. Desde el regreso a la democracia se ha luchado por la creación y el mantenimiento del empleo registrado, y a su vez, por la inclusión de empleados que se encuentran fuera del sistema, pero trabajando para alguien.

Para la ley, el empleo en negro sólo ocurre cuando hay un empleado sin registrar o deficientemente registrado, y esto se da en las siguientes y únicas oportunidades (Arts. 8, 9, 10 de la ley 24013, o 1º de la ley 25323):

1.- Un empleado trabaja para alguien y no está inscripto en los libros laborales correspondientes (en la actualidad no se le ha dado el alta vía AFIP).

2.- El empleado se encuentra inscripto, pero con una fecha posterior a la que realmente ingresó o con un salario inferior al que realmente gana.

La incorrecta denominación del cargo, convenio colectivo, falta de pago de horas extras, diferencias salariales etcétera, no son fallas en la registración a los que hace referencia la ley, sino que son errores que serán materia de reclamo por parte de los empleados, pero que no son parte de las sanciones por fallas en la registración laboral.

Cuando hablamos de blanquear al personal no registrado, nos referimos a dar de alta en AFIP y en los libros laborales al personal desde su real fecha de ingreso y con su real salario.

El darlos de alta sin reflejar la realidad de la relación habida no es blanquear personal, por lo que la empresa quedará expuesta a reclamos laborales tanto del empleado como de los organismos de control (Ministerio de Trabajo - Policía del Trabajo, AFIP, obra social, Ieric, Renatea, etcétera).

El costo actual de blanquear personal es –aproximadamente– el equivalente a la totalidad de los aportes y las contribuciones omitidos multiplicados por dos más la tasa activa, por lo que es prácticamente un salario por cada mes que no se lo tuvo correctamente registrado. Por cierto, no son baratas las multas por empleo no registrado.

Por otro lado, la actual composición de la Corte Suprema en fallos Ramos c/Ejército Nacional y D’Atri c/Universidad Nacional de Quilmes fueron ejemplificadores, otorgando una indemnización a los contratados y a la falsa planta transitoria, por lo que sumado a la tarea emprendida por el Ministerio de Trabajo, la AFIP y el Gobierno nacional, de transparentar el empleo público, se ha logrado una reducción notable de estas relaciones laborales dentro de los organismos estatales. Sabemos que falta, pero se ha reducido notablemente.

Ahora bien, en el empleo privado, durante 2008 se sancionó la conocida ley tudu bem tudu legal… (ley 26476) que a nuestro criterio fue una muy buena ley, ya que permitía a los empleadores blanquear relaciones laborales y acceder a costos reducidos durante 2 años en las contribuciones patronales. Ha sido una verdadera lástima el hecho de que esa ley no haya sido aprovechada por más empresas.

Ahora se sancionó una ley para crear un registro de empleadores que no cumplen con la ley laboral. Creemos que es una gran ley, que en la actualidad se encuentra acompañada por el enorme trabajo que han desarrollado tanto el Ministerio de Trabajo, la AFIP y sus pares provinciales, así como la Anses y las obras sociales de sindicatos, teniendo online prácticamente todos los datos de las personas. Actualmente se pueden cruzar datos a nivel nacional que permiten inferir si se está o no evadiendo la ley de empleo (24013).

En esta ley se intenta ayudar a las empresas en distintas formas, según su facturación y la cantidad de personal que tengan. Se incentiva a las pequeñas empresas de no más de 7 empleados a que registren a sus trabajadores con un beneficio en las contribuciones patronales que continuará mientras mantengan una determinada facturación. Las empresas de hasta 16 trabajadores tienen una rebaja menor, y las más grandes una rebaja por dos años, continuando en este sentido con el espíritu de la ley 26476.

Ahora bien, creemos que tiene una enorme falla y es que carece de un período que habilite a las pequeñas empresas a que registren (blanqueen) correctamente a sus empleados que estaban mal registrados o sin registrar, por lo que sin esta posibilidad no vemos que vaya a tener el éxito deseado, ya que continúa siendo muy oneroso registrar correctamente a los empleados que en la actualidad se encuentren mal expuestos.

Creemos que deberían agregar la posibilidad de blanqueo sin costos y durante un período pequeño para que las empresas se pongan al día, den de alta correctamente a sus empleados que se encuentran actualmente en negro y empezar de cero, es decir reflejando en los recibos la real fecha de ingreso, el real salario y ahora sí, realizar los aportes y las contribuciones con lo cual la caja se agrandaría y se incluiría en el sistema a muchísimos trabajadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.