En medio de la crisis, los bonos de EE.UU. siguen siendo seguros