En Silicon Valley, señales de escasez de capital