España vuelve a resistirse a la ayuda externa