Espárragos, lejos del paladar criollo

La demanda en el mercado interno es escasa; hay alto potencial de exportación
Carlos Manzoni
(0)
24 de diciembre de 2017  

La conciencia sobre la necesidad de una alimentación más saludable le ha dado al espárrago un lugar en la mesa de los argentinos, pero aún se está lejos de alcanzar un alto consumo en el mercado interno: en el país se comen por año sólo 300 gramos per cápita. En lo que sí tiene potencial la Argentina es en su producción.

Las principales zonas productoras del país se ubican en el nordeste y sudeste de Buenos Aires, sur de Santa Fe, San Juan, Mendoza y Córdoba. La producción total de espárragos en la Argentina es de 5000 toneladas, con rendimientos que cada año muestran una tendencia positiva.

Entre 60% y 80% de la producción local en fresco se destina a consumo interno, dependiendo del volumen exportado. En el mundo se cultivan 859.000 hectáreas de espárrago, de las cuales 701.500 están en China (pero la calidad es inferior y el grueso de su producción se exporta procesado). Las 157.500 hectáreas restantes se distribuyen así: 40% en Europa; 19% en Estados Unidos; 26% en América latina; 8% en África, y 2% en Asia.

Los países productores por orden de importancia son: Perú (145.000 toneladas), Estados Unidos (90.600), España (69.000) y México (34.000). Los consumidores más relevantes son Alemania, Estados Unidos, Suiza y Reino Unido.

El espárrago blanco es el más difundido para consumo interno, y la variedad empleada es Argenteuil. Con el crecimiento de la exportación se incorporó al mercado el espárrago verde, con las viejas variedades, Mary Washington, UC 500, UC 72, y más recientemente UC157 F1 y UC157 F.

“El mercado interno es reducido, no es un producto que habitualmente se encuentre en la dieta diaria de los argentinos y su consumo en general es de carácter estacional”, se explica en un trabajo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.